La capital se hunde en el ránking de licitación de obras en el 2019

Ourense está en el puesto 203. Solo Xinzo se sitúa entre los 20 más contratadores


ourense / la voz

El escenario preelectoral suele asociarse a un impulso en las obras en las ciudades y villas de car a rentabilizar una de las áreas más inversoras, la de Infraestructuras. En el caso de la ciudad de Ourense este año no ha sido así. De acuerdo con los datos facilitados por la Asociación de Constructores de Ourense, la capital se hunde en el ránking autonómico de licitación entre los meses de enero a mayo. Así, en lo que va de ejercicio en la ciudad tan solo se licitaron obras por importe de 75.556,67 euros. Eso provoca que haya que bajar hasta el puesto número 203 del ránking autonómico para encontrar a la tercera ciudad de Galicia.

Este dato no pasa desapercibido para los responsables de ACO que, en vísperas de su asamblea anual y por boca de su presidente Santiago Ferreiro, realizaron un llamamiento al nuevo gobierno municipal para que agilice el plan de obras, que se quedó paralizado y con actuaciones sin realizar, y de paso le dieron un tirón de orejas por el retraso en el pago a proveedores que en la recta final del mandato se elevó por cifras superiores a los 100 días.

En ese ránking de licitación de concellos de Galicia en el arranque del 2019, tan solo hay un ayuntamiento ourensano que se cuela entre los veinte primeros. Se trata de Xinzo de Limia, que sacó contratos por valor de 1,2 millones de euros en ese período. El tope gallego en lo que va de año es para Vigo, con una inversión de 9,1 millones de euros.

Entre los municipios ourensanos destacaron por su actividad A Veiga (556.373 euros) y el de Oímbra (442.112 euros).

Estas cifras se traduce en una escasa capacidad inversora de los ayuntamientos, con 25,32 euros por habitante ocupando el último lugar de Galicia. Por su parte, el Estado licitó en el 2019 por valor de 16,4 millones de eros, con un descenso del 7,13 % con respecto al mismo período del año anterior. Sus inversiones, como es habitual en los últimos años, van de la mano de la línea de alta velocidad. Esto motivo, por ejemplo, que en el 2018 se disparara la inversión pública en la provincia de Ourense hasta los 426 millones de euros. De esa cantidad, 367 millones recayeron en el Estado y en gran medida en las diferentes fases de la ejecución de la conexión ferroviaria entre Ourense y Madrid.

En lo que se refiere a la Xunta de Galicia, arranca el año con una ligera subida de la inversión (4,6 %), superando los 11,5 millones de euros y dejando a la provincia a la cola de la comunidad gallega con 37,40 euros por habitante. En el caso de la Diputación de Ourense mantuvo en ese primer semestre del año una línea ascendente con un aumento del 20 % y casi 3,9 millones de euros licitados.

El dato en rojo se encuentra en la Universidad de Vigo y otros organismos, donde la reducción en lo que va de año se sitúa en hasta el 72 %.

75.556 ?

Inversión en la capital

Es el dinero que destinó el Concello de Ourense a la licitación de obras entre enero y mayo.

426 millones

El Estado, en el 2018

Las obras de la alta velocidad dispararon las cifras del Gobierno central en el 2018

37,40 ?

Gasto de la Xunta por vecino

La administración autonómico arrancó el año con una ligera subida sobre el 2018

«Hay muchas empresas que hicieron las maletas para poder trabajar»

El sector de la construcción no pasa por un mal momento. Los datos reflejan que el paro se reduce año a año y son muchas las empresas que han visto la luz al final del túnel de la crisis del sector del ladrillo. Eso sí, las condiciones no son ni mucho menos las mismas que las que se daban antes de la crisis. Una de las consecuencias que ha provocado la recesión es que muchas empresas ourensanas hayan tenido que buscarse la cartera de clientes lejos de la provincia. «Hay muchas empresas ourensanas que hicieron las maletas para poder trabajar», explica Cesáreo Fernández, secretario general de ACO. El presidente de los constructores, Santiago Ferreiro, ratificó esa visión e indicó que cada vez son más las firmas ourensanas que buscan carga de trabajo en otras provincia e incluso en otros países.

Falta personal cualificado

El paro en el sector de la construcción sigue acumulando descensos hasta situarse en niveles históricos. En números totales, en mayo había 1.496 personas en paro en el sector, 308 menos que en el mismo período del año anterior. En el 2011, había 4.198. Esto supone que las empresas, tal y como indicó Santiago Ferreiro, busquen personal cualificado y que no siempre lo encuentren. En concreto, explicó que hay carencias de albañiles, de alicatadores o incluso de encargados. «La media de edad del personal más cualificado es cada vez más elevada y necesitamos ese relevo», señaló. Esta carencia de personal, señalaron, se traduce en que cada vez estén mejor remunerados algunos de esos puestos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La capital se hunde en el ránking de licitación de obras en el 2019