«Hay muchas cosas de mi infancia que quedaron grabadas de por vida»

Experto en comunicación y protocolo, Juan José Feijoo añora un Ourense que vivía en la calle. Elige como rincón la Praza Bispo Cesáreo.


ourense/ la voz

Juan José Feijóo Sánchez (1954, Ourense) es en la actualidad el responsable de Global Eventos & Comunicación, agencia de Relaciones Públicas, Comunicación y Protocolo con diecinueve años de actividad a sus espaldas, nacida de la anterior Serempresa. Elige la praza de Bispo Cesáreo como su rincón especial en la capital. Allí vivió los momentos felices de su infancia. Ser el pequeño de cuatro hermanos marcó de alguna manera su juventud.

«Nuestra infancia era distinta a la de hoy. Hacíamos pandillas y jugamos en la calle. Recuerdo, por ejemplo, que los sábados nos juntábamos en las escaleras del obispado y jugábamos a la serie Ironside», explica con una amplia sonrisa. Su infancia transcurrió en la calle, huyendo del policía que les perseguía por pisar el césped o de la limpiadora de los baños que se enfadaba cuando utilizaban sus cartones para hacer tiendas de campaña. Entre juegos. Esas cosas que se quedan grabadas de por vida. Como cuando se llevaron «con nocturnidad y alevosía» la estatua de Concepción Arenal de la Alameda.

Estudió en los Maristas y al cumplir 14 años llegó un golpe duro: el fallecimiento de su padre. Esto le obligó a madurar de repente. Compaginó sus estudios trabajando en la empresa familiar, Confecciones Feijoo, ayudando a su madre, ya que era el único hermano que seguía en casa. «Mi padre era militar pero dejó el ejército para trabajar en el comercio. No hizo las cosas bien y a mi madre y a mi nos tocó salir adelante y reflotar la tienda. Mi padre no había gestionado la pensión y mi madre se quedó en blanco», explica. Esto hizo que la relación con ella fuera muy próxima. «Hay cosas de la infancia que te quedan grabadas para siempre», subraya.

Cuando pudo estudió en Valladolid cine, en la época en la que allí también estaba Eloy Lozano. Y al regresar a Ourense entró de colaborador en Radio Ourense como comentarista del séptimo arte, comenzando así su luego larga relación con el mundo de la comunicación. Sin darse cuenta, acabó asumiendo otras labores informativas y pasando por varias empresas. Tenía entonces algo más de veinte años. En 1988, Juan José Feijoo entró en la Xunta de Galicia, como jefe de gabinete en la Consellería de Industria, de la mano del ourensano Santos Oujo Bello. «Lo pensé bastante pero finalmente decidí hacerlo. Estaba cómodo en Ourense pero pensé que sería una nueva experiencia». Duró dos años, cuando cambió el gobierno. «Todo es enriquecedor y para mí fue como un máster acelerado en gestión. Vi la política por dentro», explica. De esa época también guarda recuerdos, experiencias que le llevaron a interesarse por el mundo del protocolo, un área que domina y que forma parte de su actual empresa: «En la Xunta tuve que hacer muchos temas relacionados con el protocolo. Recuerdo que había muy poca cosa, porque en España no se estudiaba». A su vuelta, llevó varios gabinetes de comunicación. Tras unos meses creó Serempresa junto a dos socios, que en el 2013 paso a denominarse Global Eventos & Comunicación. «Cuando comenzamos no había ninguna empresa como la nuestra, eran otros tiempos, otro tipo de trabajo». En medio se abrió en Elche una escuela de Protocolo que hoy es grado y que cursó. «Estuve durante un tiempo entre Elche y Madrid. Servía para tener un reconocimiento. Eran cursos intensivos».

SU RINCÓN. Praza Bispo Cesáreo. La infancia es el lugar donde viaja Juan José Feijóo cuando habla de felicidad. En este espacio creó pandilla en un Ourense que vivía en la calle. Tiene recuerdos frescos de sus juegos, de su relación con los vecinos de un edificio que vivía con las puertas abiertas de la calle. Una época feliz.

«La ciudad de Ourense tiene que estar de nuevo en el mapa. Tenemos que recuperarnos»

La formación y experiencia de Juan José Feijóo Sánchez en el mundo dela comunicación y el protocolo le lleva a entender la imagen pública de una manera especial. «Eventos y protocolo son paralelos, se complementan, pero no tiene porqué ir juntos. Cada cosa tiene su especificación», explica. En cuanto a la valoración que empresas, asociaciones o instituciones hacen de este tipo de asesoramiento, Feijóo cree que queda mucho por hacer. «Creo que algunos están equivocados y confunden comunicación con protocolo. Puedes vender una imagen, pero si no la das acorde con lo que piensan de ti, das mala imagen. No se trata solo del vestir, estamos hablando de la forma de expresarse, de comportarse, de socializar...», explica. Afirma que en cualquier plantilla de una gran empresa debe haber un experto en comunicación, uno en márketing y uno en protocolo. «Por ejemplo, en una firma de un convenio la información la lleva el responsable de comunicación pero la puesta en escena la debe hacer un experto en protocolo», explica para defender la profesionalización de este cargo, para visibilizar la profesión.

Sobre la situación de la ciudad de Ourense, lo tiene claro: «Le hace falta un vuelco total. Estuvo paralizada en muchas cosas. Ourense tiene que estar de nuevo en el mapa, tenemos que recuperarnos», afirma. Y cree que el principal atractivo debe ser el termalismo con un hotel balneario en la capital. «Los grandes proyectos se quedan en ideas. Muchos dicen que cuando llegue el AVE habrá mucho movimiento en la ciudad. Pero la gente querrá encontrar aquí algo que les atraiga y todos pregunta por el hotel termal».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

«Hay muchas cosas de mi infancia que quedaron grabadas de por vida»