Jácome celebra la «carambola» que le da la alcaldía en coalición con el PP

El nuevo regidor admite que el apoyo de los populares es «tremendamente irónico»

Gonzalo Pérez Jácome recibe el bastón de mando de manos de Mario Guede
Gonzalo Pérez Jácome recibe el bastón de mando de manos de Mario Guede

ourense / la voz

Gonzalo Pérez Jácome fue investido alcalde de Ourense con suspense hasta el último momento. El azar hizo que no sumase los catorce votos que necesitaba hasta que salió la última de las papeletas de la urna habilitada para ello. Nadie se atrevía a descartar alguna sorpresa, pero finalmente todos los concejales del Partido Popular -incluido el ya exregidor, Jesús Vázquez- votaron por el líder de Democracia Ourensana (DO). Ambas formaciones gobernarán en coalición la tercera ciudad de Galicia gracias al pacto firmado in extremis el viernes por Jácome y por el presidente provincial del PP, José Manuel Baltar, que así se garantiza seguir al frente de la Diputación. Este no asistió al pleno de investidura entre otras cosas porque debía estar presente en el de Esgos (1.134 habitantes), donde es concejal.

Pese a todo, su protagonismo en la capital provincial fue evidente durante las negociaciones con DO y su nombre fue pronunciado en repetidas ocasiones por el resto de concejales. «Hemos hecho una carambola que es beneficiosa para Ourense», dijo Jácome en sus primeras declaraciones ante los medios de comunicación tras ser investido alcalde. Previamente había improvisado un discurso en el que reconoció sentirse «raro». Además señaló que, hasta que pueda presumir de proyectos, no aceptará felicitaciones y citó la instalación de escaleras mecánicas, la creación de un parque acuático o la puesta en marcha de un centro de inteligencia artificial: «A mí ser alcalde no me dice nada si no puedo cambiar la ciudad».

Al ser preguntado por sus promesas de campaña, cuando afirmó que acabaría con el «reinado» de Baltar, se explicó de este modo: «En estas elecciones teníamos un objetivo primario y varios secundarios. Nos fue totalmente imposible conseguir los dos objetivos. El primario, era la alcaldía y el secundario era el de la Diputación». El líder de DO admitió que el resultado es «tremendamente irónico», pero culpó al PSOE por no querer cederle la alcaldía, como sí hizo el PP.

El candidato socialista, Rafael Rodríguez Villarino -que hasta el último día trató de llegar a un acuerdo con Jácome- fue especialmente duro. Calificó al nuevo regidor como el de «peor nivel que ten tido esta corporación, esta cidade merece algo mellor». Además hizo hincapié en la actitud de los concejales del PP en el pleno «rendendo armas, non aplaudiron avergoñados, rendidos ao baltarismo que pode manter todos os seus chiringuitos».

Vázquez, posible dimisión

Efectivamente, los concejales del PP no aplaudieron la investidura del alcalde al que acababan de votar. Y el hasta ahora regidor, Jesús Vázquez, explicó que lo apoyó para garantizar un gobierno estable. «Non lle desexo a Jácome que teña que pasar o que me fixo pasar el a min estes castro anos», dijo el exalcalde. No asumirá ninguna responsabilidad en el nuevo gobierno y que no descartó dimitir en los próximos días.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Jácome celebra la «carambola» que le da la alcaldía en coalición con el PP