Ser ludópata le sirvió para rebajar la pena por pedir préstamos con identidad robada

Consiguió los datos bancarios de tres particulares y abrió cuentas en varios bancos, pidiendo préstamos y tarjetas de crédito


Ourense

Dos años de cárcel y el pago de una multa de dos mil euros. Es la condena que aceptó este miércoles en el juzgado de lo penal de Ourense un acusado que se reconoció responsable de delitos de falsedad y estafa. La pena es inferior a la que en un primer momento solicitaba para él el ministerio fiscal, de cuatro años de cárcel, a la vista de los informes que describen la ludopatía que padecía el acusado cuando ocurrieron los hechos.

Queda así probado que el sospechoso, José Luis C. R., consiguió los datos bancarios de un particular con el que hizo una operación comercial y, sin el consentimiento de esa tercera persona, abrió una cuenta electrónica en la entidad ING Direct. Solicitó después varias tarjetas de crédito con las que hizo compras por valor de 1.299 euros, para posteriormente solicitar también a nombre del perjudicado un préstamo por importe de 4.500 euros.

El asunto no quedó ahí ya que el acusado también aprovechó la información personal del otro para solicitar un crédito de 3.000 euros con la entidad Cofidis, consiguiendo también abrir cuenta en Bankinter. Esta misma conducta la mantuvo el acusado con otros dos particulares, de los que también logró sus datos particulares aprovechando la realización de un negocio con ellos. Abrió, de nuevo, una cuenta en ING Direct y solicitó también un préstamo en el BBVA. Llegó a solicitar tarifas planas para diversas líneas telefónicas, pidiendo también la contratación de productos como Canal+.

Las víctimas de la estafa estaban citadas para declarar, si bien no tuvieron que hacerlo al llegarse a una conformidad.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Ser ludópata le sirvió para rebajar la pena por pedir préstamos con identidad robada