Absuelven a tres sospechosos de vender droga en un piso de Covadonga

El tribunal de la Audiencia dictamina que no se pudo probar quién era el vendedor ni quien se deshizo de la droga por la ventana cuando entró la policía


ourense / la voz

La Audiencia Provincial de Ourense absolvió a los tres acusados que fueron juzgados el mes pasado como presuntos autores de un delito de tráfico de drogas. El 10 de mayo del 2017, agentes de los grupos de Estupefacientes, Seguridad Ciudadana y Goes de la Comisaría Provincial de Ourense entraron en dos pisos del barrio de Covadonga con un mandamiento judicial de registro.

Según recoge la sentencia conocida ayer, en el momento de entrar en una de las viviendas, fueron arrojados por la ventana cuatro recipientes que contenían 48 envoltorios con heroína y 205 de cocaína. Mientras entraban, los policías se cruzaron en el inmueble y en las escaleras, con «diversas personas, sin que pueda precisarse si procedían del referido piso». El fallo determina que no se pudo probar quién arrojó las sustancias estupefacientes. Ni tampoco que los acusados se dedicaran efectivamente a la venta de droga, tal como sostenía la policía, que realizó una vigilancia del edificio en una investigación que duró ocho meses.

Los testigos a quienes la policía abrió actas de incautación de droga supuestamente comprada en esos pisos dijeron, de forma imprecisa, que no reconocían a los acusados y que quien se la había vendido fue un «hombre delgado y con bigote». Además de la droga lanzada, en un piso los agentes un paquete con seis gramos de cannabis y otros trozos pequeños de hachís además de una báscula de precisión. Se considera que en uno de los pisos se vendía droga, pero no se pudo determinar quién lo hacía, por lo que el tribunal dictó sentencia absolutoria.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Absuelven a tres sospechosos de vender droga en un piso de Covadonga