La fiscala de A Esmorga: «Los acusados mienten; busquen los datos objetivos»

Las defensas aluden a la falta de pruebas y ven «un relato novelesco» en la imputación


ourense / la voz ourense / la voz

La cuenta atrás para el veredicto por el caso A Esmorga ya está en marcha. Este mismo viernes, y después de casi seis horas de sesión -era la novena que por este asunto se ha celebrado en la Audiencia provincial de Ourense- se puso punto y final al juicio por la muerte de Alexandru Walter Boghio, un joven de 22 años cuyo cadáver fue encontrado en las aguas de la presa de Albarellos el 21 de diciembre del 2014. Por esa muerte se sientan en el banquillo de los acusados Eduardo L. F. y Óscar E. L., imputados de asesinato o, subsidiariamente, homicidio.

Antes de que el jurado inicie sus deliberaciones, algo que se producirá el lunes, fue el momento de los alegatos finales de las partes. La primera en tomar la palabra fue la representante del Ministerio Fiscal, que considera que los dos acusados fueron responsables de la muerte del joven, al que habrían lanzado al canal del río Viñao después de haberle propinado una paliza en casa de uno de ellos, en concreto de Eduardo. «Los acusados mienten; busquen los datos objetivos», instó al jurado, asegurando que los imputados ya planearon cuando estaban en la vivienda de Cameixa acabar con la vida de la víctima, lo que explicaría que cuando la esposa de uno de ellos supo de la aparición de un cadáver en la presa, sospechó enseguida de su entonces esposo y el amigo. Que durante la instrucción un testigo, Brais P. V., hubiese relatado que escuchó a los acusados decirle al joven «que comiera su último chorizo y bebiera su último licor café» también es, a juicio de esta parte, otra prueba de que planearon acabar con su vida.

No se cree la fiscala la versión de los acusados relativa a que desde la vivienda fueron en coche por el camino del canal porque querían ir al pueblo de Vilachá, a casa de un amigo, y que si pararon junto al Viñao fue por casualidad, tras una agresión de Alexandru a Óscar. «Eso es una excusa barata», afirmó, sosteniendo que si hubiesen querido pedir ayuda para la víctima, que había perdido varios dientes a causa de los golpes que le propinaron y tenía contusiones en la cara, podían haber avisado a las autoridades o incluso «dejarlo en una cuneta». Cuestionó los testimonios vertidos en juicio por los familiares de Eduardo y recordó que fue la esposa de este quien limpió la casa, dificultando así la aparición de evidencias. «¿Por qué lo hizo si su marido no había hecho nada?», dijo.

Pidió esta parte justicia «para que esta muerte no quede impune» y señaló la misma responsabilidad para los dos imputados. «Fue una muerte absurda, pero para matar no hace falta excusa; solo querer hacerlo», afirmó.

En la misma linea el abogado de la acusación particular, que representa a la familia del fallecido, atribuyó a los dos sospechosos la responsabilidad en la muerte de Alexandru. «Las declaraciones de estos señores no hay por donde cogerlas», dijo, afirmando que «su único plan era matarlo».

Sobre el lugar de los hechos, aseguró que se trata de una zona en la que «no hay escapatoria» y explicó que las evidencias encontradas allí, en concreto restos de ADN de la víctima en medio de la carretera, evidencian que trató de huir, sin éxito. Tildó de «falsa» la posibilidad de que Alexandru pudiese haber caído accidentalmente y pidió también al jurado que tenga en cuenta que no pidieron ayuda, ni acudieron a la Guardia Civil. «Su único fallo fue la improvisación, y que ese día había batida de cazadores», dijo.

Las defensas

Para el defensor de Eduardo, la acusación hacia su cliente es un «relato novelesco». El abogado recordó que este acusado ha mantenido la misma versión de los hechos desde el principio, asegurando que estaba en el suelo cuando se produjo la caída y que vio el cuerpo de la víctima siendo arrastrado, y aseguró que no se han visto en el juicio pruebas que lo incriminen, ni en los golpes que se le propinaron a Alexandru en su casa ni en el incidente del canal. «No hay evidencias de que tuvieran un plan para llevarlo al canal, ni de que lo metieran a la fuerza en el coche», dijo el letrado, insistiendo también en que, a su juicio, no se ha acreditado que lo tirasen al río. Cree que la versión de su cliente es «verosímil y compatible con las pruebas» y aseguró que el relato de los hechos que han hecho las acusaciones es «interesado». «Lo que se recoge en el escrito es falso, impreciso o inexacto», afirmó, concluyendo que «es un error meter en el mismo saco a Óscar y a Eduardo» e instando al jurado a que «separen el grano de la paja».

«Aquí lo importante son los hechos empíricos, y no las valoraciones», afirmó en su turno de palabra el abogado defensor de Óscar, calificando lo ocurrido como «una desgracia». Reconoció esta parte que su cliente debió pedir ayuda si realmente la muerte de la víctima había sido accidental -éste dijo que Alexandru rodó tras un forcejeo y se coló por la valla del canal-, pero aseguró que «no se puede ver desde la lógica una situación como esa». También culpó el letrado a la mujer de Eduardo de «idearlo todo» y aseguró que las acusaciones «tiran por donde les interesa», recordando que los imputados no huyeron después de que Alexandru cayera al canal, ya que fueron vistos cerca de allí por varios testigos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La fiscala de A Esmorga: «Los acusados mienten; busquen los datos objetivos»