«Hay que hacer mucha más fuerza por mantener la poesía»

La «Esencia» de Milanés. El cubano, que lleva meses inmerso en su gira «Esencia», recalará el próximo viernes en Ourense. «El ser humano es lo que aún me mueve», asegura a Fugas


Hace más de diez años que no actúa en Ourense, según hace memoria él mismo pausadamente. Pablo Milanés (Cuba, 1943) lleva meses inmerso en su gira Esencia, con la que recalará en el Auditorio de la ciudad de As Burgas el próximo viernes.

-La gira se llama «Esencia», pero usted tiene más de cuarenta discos, entre colaboraciones y composiciones propias, y ahonda en estilos diferentes. ¿Cuál es la esencia real de Pablo Milanés?

-Con el título me refiero más a que en mis giras casi siempre hago las mismas canciones porque son las referencias que más conoce el público. Lo que pasa es que como tú has dicho, tengo muchos discos grabados. Sentía que algunos temas se habían quedado un poco en el anonimato y lo que hago es mostrarlos para redondear un poco mi obra. Por eso la titulé así.

­-Uno de los temas principales de sus composiciones es el amor. ¿Cree que ha cambiado algo en estos cincuenta años analizándolo en perspectiva?

-El amor no ha cambiado para nadie. Tiene distintas manifestaciones, pero es siempre el mismo. El amor siempre conlleva un sentimiento dulce y noble.

­-Pero parece que antes se prestaba más atención a las palabras, al romanticismo, y ahora priman la inmediatez y las redes sociales, ¿o no?

-Supongo que son distintas expresiones que van surgiendo. Las épocas cambian y las formas también. Algunas son detestables, es cierto. Es una época un poco de crisis. También en lo que se refiere a la música. Y todo queda reflejado en la letra de las canciones y en la música. Los ciclos sirven para saber, al final, si la gente abraza o no esos nuevos contenidos y formas.

­-¿Cuando habla de crisis, se refiere también a los cantautores?

-Sí. Hay que hacer mucha más fuerza por mantener la poesía, los sentimientos, la espiritualidad, la calidad de la música, el buen gusto en los ritmos y en las armonías. Y ese trabajo no trasciende porque creo que las grandes compañías colapsan el mercado. Es más difícil que se escuche a los cantautores como se escuchaban antes. Yo he intentado siempre dirigirme al público, con un trato directo tanto en teatros como en auditorios. La conexión que tengo con las personas es fundamental para mí.

­-¿Cree que son esas grandes compañías las que marcan el camino de lo que nos tiene que gustar? ¿Somos un poco menos libres sin darnos cuenta?

-Ahora más que nunca tienen el control del gusto del público. Y tienen el control del artista porque está de por medio el dinero. Eso les interesa más que la hornada de artistas de antaño, que trabajaban más por el arte o por expresar lo que sentían.

­-¿Con qué se queda de todo lo aprendido o descubierto a lo largo de su vida?

-Me quedo con el ser humano. Creo que merece la pena moldearlo y trabajar por mejorar su actitud ante la vida. Conseguir que sea honrosa y considerada. Creo que eso es lo que todavía mueve mi trabajo. Sigo haciendo trabajos frontales y personales. Directos. Eso es lo que me satisface.

­-¿Existe algún tema que le genere tanta rabia o emoción que no haya podido escribir sobre ello?

-Creo que no. Lo que ocurre es que, muchas veces, el problema de la creación uno se lo plantea como un oficio pero llega a través de la inspiración. Y lo creativo se mueve en sus márgenes, no se puede forzar. Si hay cosas que no he hecho es porque todavía no han llegado por el proceso natural. Pero puede que algún día lleguen. Puede que un día me despierte y componga una obra que no se parezca a lo anterior.

-Con esta gira recala nuevamente en Ourense, pero también ha cruzado el Atlántico.

-Sí. He estado por Estados Unidos, México, Cuba, Perú, Argentina y Uruguay. Ahora empiezo la gira por aquí y recorreremos parte de Europa.

-¿Hay algún ritual que tenga antes de salir al escenario?

-Ninguno. Empiezo siempre con nervios, pero según voy tocando se desvanecen.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

«Hay que hacer mucha más fuerza por mantener la poesía»