Archivan la causa contra dos cargos de la Xunta acusados de acoso inmobiliario en Ourense

La Fiscalía de Ourense se había querellado contra ellos por ejercer «medidas de presión no legítimas» para echar a los inquilinos de un edificio de la Avenida de la Habana


Ourense

El titular del Juzgado de Instrucción 2 de Ourense, Luis Doval, ha decretado el archivo de la causa contra dos altos cargos de la Xunta investigados por acoso inmobiliario en Ourense. Tras escuchar las declaraciones tanto de los acusados, Socorro M. H. y Pablo Jacobo M. P., como de los inquilinos del edificio, antigua sede de la Cámara de la Propiedad y hoy perteneciente al gobierno gallego, considera que no existieron «indicios de intencionalidad en la conducta de los querellados tendente a propiciar de forma voluntaria con sus resoluciones o actos concretos una situación de hostigamiento o acoso a la inquilina para forzarla a abandonar el inmueble». Esta teoría es opuesta a la que mantenía la Fiscalía de Ourense, que el pasado septiembre se querelló contra los funcionarios al apreciar en su conducta un delito de coacciones inmobiliarias por haber utilizado «medidas de presión ilegítimas» para forzar el desalojo. Entre esas medidas figuraba la presentación de una demanda desahucio, así como la supresión de la limpieza en las zonas comunes del inmueble o la supresión del servicio de ascensor desde enero del 2018. Tanto la Fiscalía como la acusación particular, destacaban la gravedad de los hechos por ser una de las inquilinas, la denunciante, una mujer de avanzada edad que tuvo que vivir durante unos meses en un hotel tras romperse la cadera, y debido a la ausencia de ascensor.

Tiene en cuenta el togado que el otro inquilino del edificio dijo no haberse sentido nunca coaccionado o forzado para que desalojase la vivienda y explica también que la Xunta se hizo cargo de reparaciones puntuales del edificio, aunque le reprocha a la administración gallega que hubiese descuidado «de forma notoria y continuada en el tiempo las labores de mantenimiento del edificio». Cuestiona también que se tardasen meses en reparar el ascensor, pero no ve motivos suficientes para llevar a juicio a los investigados. «No cabe sino empatizar con la denunciante cuando relata la situación de abandono institucional», concluye el magistrado en el auto, notificado este mismo miércoles y contra el que cabe presentar recurso ante la Audiencia provincial de Ourense.

«Claro que prefiero seguir en mi casa, es donde tengo mi vida y mis cosas»

La mujer, víctima de acoso inmobiliario, por el que la Fiscalía se querelló contra la Xunta, asegura que se siente martirizada

«Es de tan mal gusto que me resulta difícil de entender», dice Lucila Vázquez Campos, inquilina de una vivienda de Ourense de la que es titular la Xunta. La Fiscalía considera que la Administración ha sometido a la mujer a una situación de acoso inmobiliario y por ello se ha querellado contra dos cargos de la Consellería de Facenda. La mujer, de avanzada edad y viuda desde 1994, asegura que, cuando se quedó sin ascensor y se percató de que la situación iba a mantenerse durante más tiempo del aceptable, se le vino el mundo encima. «Con tanto sufrimiento, a veces estaba desquiciada. Esto es un martirio. Lo era cuando estaba en mi casa, obligada a bajar por la mañana, comer fuera y regresar por la tarde, pues no me veía capaz de subir y bajar más veces al día», dice esta mujer, dolida porque, según apunta, sin terminar la frase, «cuatro pisos, a mis años...».

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Archivan la causa contra dos cargos de la Xunta acusados de acoso inmobiliario en Ourense