La diócesis de Ourense ordena a su primer diácono permanente

Podrá realizar numerosas funciones dentro de la iglesia


ourense / la voz

La diócesis de Ourense ya tiene a su primer diácono permanente, una figura que hasta ahora nunca había tenido. El obispo, Leonardo Lemos Mansanet, ordenó ayer en la catedral de Ourense al primer diácono que servirá de forma permanente en esta diócesis. Es José María Gómez Melón, natural de Santa Ana de Chaodarcas, quien ayer se sometía al ritual para dar el paso definitivo, aunque no nuevo para él.

Según había informado el obispado, el nuevo diácono accede a este servicio siendo adulto aunque de joven ya tuvo vocación pero tuvo que dejar por motivos familiares la orden de los frailes siervos de María en la que se estuvo formando en Italia durante muchos años.

La formación de un diácono permanente dura unos cinco años y sus funciones serán proclamar el evangelio y asistir al altar, pueden bautizar, presidir matrimonios o exequias, impartir catequesis o llevar la comunión a los enfermos. La iglesia también les permite colaborar con el sacerdote en la administración de alguna parroquia. Si ya están casados, así seguirán, pero si no han de guardar celibato.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La diócesis de Ourense ordena a su primer diácono permanente