El 55 % de los peregrinos de la Vía da Prata hacen parada en la capital

El nuevo albergue acogió desde su apertura en diciembre un centenar de caminantes


ourense / la voz

El nuevo albergue de peregrinos de la capital ourensana, situado en la calle A Barreira, ha tenido muy buena acogida desde su apertura el pasado mes de diciembre, a pesar de que coincidió con uno de los períodos del año con menos afluencia de peregrinos. Según los datos de la Xunta, desde su apertura pernoctaron en el inmueble 103 personas, cifra superior a la registrada en el antiguo albergue en el mismo período del año anterior. Desde su apertura recorrieron la Vía da Prata 186 personas. Por lo tanto, hicieron uso de este establecimiento público de la capital el 55 % del total de los peregrinos de esta ruta.

Fuentes de la Consellería de Turismo señalan que el objetivo de la Xunta es seguir impulsando este itinerario y, en este sentido, la apertura de este tipo de infraestructuras más acordes con las necesidades del peregrino sirven de estímulo y garantizan una atención que preserva el sentido de acogida tradicional jacobea. Además, el Plan Director do Camiño de Santiago dedica el 2019 a esta ruta, por lo que se llevarán a cabo diversas mejoras de este camino, como su completa señalización, además de actuaciones de dinamización y promoción. En este plan de rehabilitación y señalización está prevista una inversión de tres millones de euros. La falta de señalización en algunos tramos es precisamente uno de los principales problemas que encuentran los peregrinos a su llegada a Ourense.

«Hemos venido varias veces y el albergue está ahora mucho mejor situado»

Valeria Horvath y Bernard Datcharry llegaron esta semana a Ourense. Son habituales del Camino de Santiago y ya han pasado en dos ocasiones por la capital ourensana. Siempre en bicicleta, ya que han hecho varias guías para recorrer el camino en este vehículo. En esta ocasión partieron de Puebla de Sanabria el pasado jueves. La motivación: quitarse la mochila del día a día. «Nos hemos topado de repente con el entroido de Xinzo. Fue maravilloso, un descubrimiento. Estamos impresionados y hemos enviado un montón de fotos y vídeos a nuestros amigos de Francia y en España que no lo conocían», explican. Es la primera vez que pasean por la capital ourensana y lo primero que han hecho es conocer la catedral. «Hemos venido varias veces y el albergue está ahora mucho mejor situado. Hemos podido hacer fotografías de la ciudad, es más cómodo», dicen. Y lo que les ha dado más pena, subrayan, es haber visto durante su peregrinaje comercios cerrados y pueblos casi abandonados: «En Verín nos ha dado mucha pena ver tiendas cerradas, han desaparecido muchas cosas».

Los franceses compartieron albergue con Fernando y Silvia Silva. Ellos parieron de Zamora y para él es la décima vez que hace el camino. «Soy hospitalero y peregrino y me gusta desconectar del día a día», explica. El portugués tiene un albergue en Póvoa do Varzim y conoce cómo funcionan esta establecimientos y cuáles son las prioridades de los peregrinos a la hora de alojarse en uno o en otro. Sobre las nuevas instalaciones ourensanas, apuntan que son muy modernas.

«A nivel de arquitectura es muy elegante y por dentro perfecto para el peregrino, además se puede dejar la bicicleta dentro. En el otro había que depositarla en un bar», dice Datcharry. Fernando Silva añade: «Ha cambiado para mejor, estamos más dentro de la ciudad y del camino. Y es mucho menos peligroso llegar. Esto debe ser aprovechado por todas las ciudades, no quitarlos del centro».

Cambios en el tramo por las obras del AVE y deficiencias en zonas como Verín

Las obras del AVE y su paso han cambiado el trayecto en algunas partes del camino, según comentan los peregrinos, sobre todo en la zona de Sanabria hasta Ourense. «Hay que tener en cuenta lo que es un peregrino en el camino y debía haber más responsabilidad en hacer la demarcación del tren en una vía alternativa, por más que sea más larga. Es cuestión de respeto al peregrino», indica Fernando Silva. Señala que muchos tramos variaron, sobre todo desde la salida de Puebla de Sanabria. Los franceses Valeria Horvath y Bernard Datcharry apuntan también al tramo de Verín: «Normalmente se pasaba por arriba, por la parte alta. Y ahora está mal».

Ellos saben las dificultades que existen para viajar con bicicleta por el camino. «Hemos visto una señal para los caballos a la entrada de la capital, pero no para las bicicletas», afirman. Estas dificultades les ha llevado a realizar diferentes guías para ciclistas, una de ellas para los que deciden hacer la Vía da Plata. Fernando Silva ya estuvo en el 2017 en la capital ourensana, como peregrino y echa en falta más señalización en la ciudad: «cuando llegué fui directamente hasta el otro albergue y lo vi cerrado, la verdad es que no hay muchas indicaciones. Fue una sorpresa».

Vive Camino

Toda la información sobre el Camino de Santiago en Vive Camino

Votación
2 votos
Comentarios

El 55 % de los peregrinos de la Vía da Prata hacen parada en la capital