Exigen que la Xunta licite antes de las elecciones las obras para el centro de atención a personas con discapacidad

El DOG publicó la firma del contrato para la redacción del proyecto pero las familias afectadas recriminan los recortes presupuestarios y los retrasos


Ourense / La Voz

La plataforma que demanda la construcción en Ourense de un centro de atención específico para personas con diversidad funcional (CAPD) protagonizó este miércoles una concentración frente a la delegación de la Xunta, cortando durante algunos minutos el tráfico en la avenida de la Habana, para exigir a la Xunta que licite las obras de construcción antes de mayo, tal y como había prometido el propio presidente del ejecutivo gallego. Las familias se habían movilizado ante la falta de noticias sobre el proceso, meses después de que se hubiera elegido a una empresa para hacer el diseño tras un concurso de ideas. Se confesaban preocupadas porque no se había publicado la firma del contrato con esa empresa y, sin firma, los plazos para la redacción del proyecto (fijados en tres meses) no comenzaban a contar, con lo que también se temen retrasos en la licitación de la obra. «Estamos fartos de esperar; de ser manipulados e enganados con falsas promesaspor parte dos cargos públicos. Prometeron que o proxecto estaría feito no 2018, e aínda non está feito hoxe; prometeron dous millóns de euros para 2019, ao final quedou en 600.000; e que o centro estaría rematado no 2020, pero calquera que teña dous dedos de frente sabe que nun ano eso é imposible. O propio presidente dixo que licitarían as obras en maio do 2019, pero está claro que sin proxecto esto vai ser imposible», señalaba el manifiesto leído por una portavoz del colectivo. «Pedimos que saquen as licitacións das obras antes de maio para poder saber realmente os cartos que van a dar para o centro e o tempo que van levar as obras», añaden.

 Curiosamente se encontraron que en la misma mañana de la protesta, el DOG publicaba la firma del contrato para la redacción del proyecto el pasado 29 de enero. Una noticia que fue destacada como «inmellorable» por el regidor ourensano. Jesús Vázquez matizó que este nuevo paso «é froito da cooperación de todas as administracións, pero especialmente da sensibilidade da Consellería de Política Social, á hora de darlle a esta cuestión un carácter prioritario e responder con feitos a o que Ourense necesita».

Pero las familias no ven motivos para el entusiasmo ni perciben que se haya dado un trato prioritario al proyecto. «Ousexa que dende novembro que adxudicaron esa redacción, botaron ata finais de xaneiro para firmar o contrato», lamentan los afectados. Las familias estiman que ese retraso va a servir a la Xunta de excusa para no sacar las obras a licitación y piden celeridad para poder ver las bases que regirán la construcción de la instalación y que su tramitación sea urgente para poder conocer todos los detalles antes de las elecciones de mayo. 

Hay madres que se desplazan a otras provincias para ver a sus hijos, otras que los tienen ingresados en centros de mayores y algunos, simplemente, se quedan en casa

Inma, Mila, Ana y María Jesus recriminan a la Xunta la discriminación que sufren sus hijos al no disponer de un recurso que sí existe en otras provincias

La situación de las familias, mayoritariamente con hijos con discapacidad intelectual, es variable. Algunos son todavía menores de 21 años y, por lo tanto, siguen atendidos en el centro de educación especial Miño; otros llevan ya años ingresados en alguno de los centros específicos que hay en las otras provincias gallegas o en instalaciones concertadas. También hay casos que, en su día, se les adjudicó plaza en residencias de mayores y otros que, simplemente, se han quedado confinados en casa, atendidos por la familia.

Inma Ferreira está preocupada por el futuro inmediato y contando meses en el calendario. Tiene a una hija en el centro de educación especial Miño, de Velle que está a punto de cumplir los 18. «Sabemos que en cuanto llegue a los 21 nos toca arrancar; lo que no se sabe es para dónde. Me preocupa que cuando mi hija salga del centro, tenga un lugar donde poder estar que la cuiden bien, que reciba las terapias que necesita. Ahora mismo no solo tenemos el problema de que habrá que desplazarse y tenerla lejos, sino que ni siquiera hay plazas. Desde luego no pienso pasar por ingresarla en un centro de mayores con 21 años», señala.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Exigen que la Xunta licite antes de las elecciones las obras para el centro de atención a personas con discapacidad