El distrito forestal de Verín-Viana concentró la mitad de las hectáreas quemadas en el 2018

Más de un tercio de los fuegos registrados en Galicia el año pasado se declararon en la provincia de Ourense


El año pasado fue relativamente tranquilo en cuanto a fuegos forestales. No tuvo nada que ver con el virulento 2017 ni tampoco llegó a las cifras tan buenas del 2016. El 2018 se saldó con una cifra de incendios considerable en toda Galicia, 1.409 -de los cuales más de un tercio, 513, se dieron en la provincia de Ourense- aunque la superficie afectada no fue muy grande. En total, todos esos fuegos dañaron en 2.644 hectáreas en toda Galicia, 729 de ellas arboladas y 1.1914, rasas, según los datos proporcionados por la Consellería de Medio Rural. En Ourense, ardió casi la mitad de esa superficie: 1.358 hectáreas.

El distrito forestal catorce, Verín-Viana, fue el que concentró el mayor número de incendios el año pasado. Fueron 168 los fuegos registrados en este distrito, por los 513 del total provincial. Y además, fue la zona con más superficie afectada. Más de la mitad de las hectáreas que ardieron el año pasado en la provincia se consumieron en estas comarcas. Fueron 733 hectáreas las que se quemaron en el distrito catorce por las 1.358 de toda la provincia.

En los otros distritos, el número de fuegos fue mucho menor, entre los 82 contabilizados en Ribeiro-Arenteiro y Valdeorras-Trives y los 93, del distrito trece, Limia-Arnoia. En esta área, además de ser la segunda con más número de incendios, también se sumó la mayor cantidad de superficie afectada, casi 220 hectáreas, aún lejos del distrito catorce. La zona número once, O Ribeiro-Arenteiro, fue la menos perjudicada en superficie quemada el año pasado, con solo 92 hectáreas consumidas en todo el año pasado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El distrito forestal de Verín-Viana concentró la mitad de las hectáreas quemadas en el 2018