El Arousa enfila la temporada más decepcionante tras su vuelta a Tercera

Los 13 puntos que separan a los de Sáez de la U.D. Ourense duplican la anterior peor brecha del equipo con el cuarto en la tabla a 15 jornadas del final


Hay quien cree en los milagros. Sin ir más lejos, y a tenor de lo escuchado ayer de sus palabras, el presidente del Arousa, Manolo Abalo. Y es que ya solo la concatenación de una serie de extraordinarios sucesos parece poder llevar al Arousa a ver materializado su sueño de volver a una fase de ascenso a Segunda B 26 años después. El realismo, sin embargo, lleva a concluir que el primer curso del pontevedrés Rafa Sáez al frente del vestuario arlequinado enfila hacia la temporada más decepcionante desde que el equipo de A Lomba abría su última etapa en la Tercera, en la Liga 2013/14.

En ninguna de las cinco campañas precedentes el Arousa había estado virtualmente desahuciado en la jornada 23, con otras quince de Liga todavía por delante, casi media temporada. En la gélida primera mitad de febrero, con mayo deportivamente todavía viéndose muy, muy lejos. Con 45 puntos aún en disputa, los 13 de desventaja del cuadro vilagarciano con la U.D. Ourense se antojan aparentemente insalvables.

Nunca desde su retorno a la Tecera el Arousa estuvo tan lejos del cuarto clasificado a estas alturas de la temporada. Es más, los 13 puntos de desventaja antes señalados casi doblan a los 7 que en el curso 2015/16, el último de Piscis al frente del equipo, mantenían alejado al cuadro arlequinado, duodécimo, del Deportivo B, cuarto clasificado en la jornada 23 de aquel campeonato. Una Liga en la que el Arousa se mantuvo vivo en la carrera por la promoción hasta su derrota, 1-2, con el Boiro en la jornada 33, el 10 de abril del 2016; pinchazo que lo dejó a 9 puntos del Deportivo B. Acabó la Liga en el noveno puesto, a 9 puntos del cuarto, Choco.

En los cuatro cursos restantes el Arousa presentaba credenciales todavía más sólidas al cuarto puesto a la altura de la jornada 23. En la 2013/14, despedidos cuatro años de purgatorio en la Preferente, la plantilla de Piscis avanzaba sexta con 37 puntos, 6 por debajo de un Pontevedra que marcaba la línea divisoria con la zona noble. Acabó quedando en la cuneta a la altura de la jornada 30, a mediados de marzo, cerrando la Liga séptima a 14 puntos del conjunto lerezano, cola del cuarteto que jugó la promoción. Al año siguiente, a estas alturas del torneo el Arousa era firme aspirante a la fase, quinto con los mismos 37 puntos del ejercicio anterior, a 3 del Cerceda. Sus opciones se esfumaron matemáticamente solo en la penúltima jornada del calendario, despidiendo la edición 2014/15 de la Tercera undécimo con 54 puntos, a 8 de un Choco que se llevó el último pasaporte dorado en juego.

Tres y cinco puntos separaban respectivamente al Arousa de Jorge Otero del cuarto clasificado en la jornada 23 en la temporada 2016/17, un Cerceda con 43 puntos, y en la 2017/18, con el Somozas sumando 43. En ambos casos, llegando a la última jornada de Liga con opciones matemáticas de cazar la cuarta plaza, sexto en el primer caso a 4 puntos del Bergantiños, y quinto a 2 del Alondras. La pasada temporada, con el valor añadido de la extraordinaria segunda vuelta firmada por los de Otero, sumando 37 de los 57 puntos en juego para escalar desde el noveno puesto que ocupaba en el ecuador del campeonato, separado por 7 puntos de un Silva entonces cuarto.

Soñar con una remontada como la de la temporada pasada está hoy solo al alcance de fervorosos creyentes como Manolo Abalo. Más que por los 13 puntos de desventaja con la U.D. Ourense y el Compos, tercero empatado con esta última a 45 puntos, por la trayectoria de equipo modesto en pelea por la mera permanencia que arrojan los números del Arousa de Sáez tras el punto y final a su extraordinario arranque liguero.

Así, después de sumar 18 de los 21 primeros puntos disputados, con seis triunfos y una única derrota, el conjunto vilagarciano solo ha sido capaz de ingresar en su casillero 14 de los últimos 48 puntos en disputa. Perdiendo la mitad de sus últimos 16 partidos, en los que firmó cinco empates, y tres insuficientes triunfos frente al virtualmente descendido Porriño, y un Ribadumia y Arenteiro en la zona media-baja de la clasificación.

Manolo Abalo: «Non é descartable meterse na fase»

«Agora o que nos queda é pelexar por gañar partidos e por chegar aos puntos para a salvación», pero sin descartar el primer reto con el que el pasado verano salía a competir el Arousa de Rafa Sáez. Y es que el presidente del Arousa, Manolo Abalo, sostiene que, a pesar de lo que parecen decir los números, y la trayectoria del equipo arlequinado, «non é descartable meterse na fase. Sempre e cando houbese sorte», resalta.

Y es que, en opinión del mandatario, es la falta de suerte la que está condenando al Arousa esta temporada, y no el juego y la entrega desplegadas por el conjunto que dirige Rafa Sáez. Sin ir más lejos, en Cangas «a nós non nos pitan un penalti, e a eles si. No fútbol é fundamental a sorte, e a nós estános a fallar», se lamenta Manolo Abalo, que subraya en paralelo la entidad de las poblaciones de tres de los cuatro primeros clasificados, y el poderío económico del Bergantiños.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El Arousa enfila la temporada más decepcionante tras su vuelta a Tercera