«El poco tiempo por paciente disminuye la prevención»

María José Modroño, vocal de Atención Primaria urbana del Colegio Médico de Ourense, incide en que es necesario dedicar más de cinco minutos a cada paciente


ourense / la voz

María José Modroño trabaja en el centro de salud de Mariñamansa y, a su vez, es vocal de Atención Primaria urbana en el Colegio Médico de Ourense. «Es difícil estipular a priori los minutos que se deben dedicar a cada paciente, pero lo que está claro es que cinco minutos son insuficientes», contesta la profesional cuando se le pregunta cuánto tiempo se debería dedicar a cada persona en la consulta. «Al final le dedicas a cada uno lo que crees que necesita y eso conlleva que a lo mejor los pacientes tienen que esperar mucho para ser atendidos porque se retrasa la vez», añade.

Por otro lado, recuerda que las agendas de cada día no están cerradas y debería haber un margen más amplio ya no solo por los enfermos, sino por las emergencias que a veces reciben. «Sobre la agenda programada pueden surgir casos de personas que no pueden esperar y tienes que atender también. Y el 061 también puede movilizarnos en cualquier momento y tenemos que salir a una atención urgente. Así que al final atiendes a todos, mejor o peor, pero debería ajustarse y organizarse el trabajo», aclara Modroño.

El escaso margen de tiempo que tienen los facultativos por paciente en la consulta no solo afecta a la calidad de la atención que reciben los enfermos, también al resto del sistema sanitario de forma directa aunque quede en un segundo plano. «Hay algo que creo que no se está destacando lo suficiente y es que en cinco minutos ya no podemos hacer la labor preventiva que antes llevábamos a cabo en los centros de salud. No tienes tiempo de aconsejarle a una persona que es buen momento para dejar de fumar ni de darle opciones para que lo consiga. Tampoco de fijarte más en el historial del paciente para ayudarlo a mejorar su calidad de vida», lamenta la profesional sanitaria.

Por otro lado, la ausencia de sustituciones por bajas o vacaciones hace que en ocasiones el trabajo se duplique.

«Aunque el cupo sea menor, la población está envejecida»

Trinidad Gamarra es médica de cabecera en Pontedeva, dependiente de Celanova. También compatibiliza su trabajo con el puesto de vocal de Atención Primaria rural en el Colegio Médico de Ourense. Desde su punto de vista, los cupos de pacientes por médico son más llevaderos en localidades pequeñas. «En zonas más rurales o de menor población hay menos presión asistencial, lo que permite una atención mucho más cercana y en detenimiento del paciente. Con lo cual sí tienen una sensación de satisfacción con sus médicos de cabecera y las listas de espera no son como las de la capital o núcleos más poblados» afirma la facultativa avalando los datos de la encuesta de Sondaxe.

En cuanto a la falta de medios de los que se quejan los usuarios del servicio público sanitario, la facultativa diferencia entre los técnicos y los personales. «Cada vez los centros de salud están más equipados e informatizados, incluso en las zonas rurales. Tenemos telemedicina, espirómetros, todo lo necesario para hacer el programa de la mujer... Podría haber más medios, pero sí que nota una mejoría en los últimos años», valora Gamarra.

Sin embargo, también echa en falta personal. «Aquí no tenemos un administrativo que se encargue de atender el teléfono. Soy yo la que lo tiene que hacer. Eso interrumpe las consultas cada dos por tres. Y también tengo que encargarme de la parte burocrática, que resta tiempo para otras cosas. Pero en líneas generales, creo que es más agradecido el trabajo en un centro rural», opina pese a los kilómetros que algunos días tiene que recorrer con el coche para ir a domicilios.

Confiesa que el rural les permite trabajar mejor con cada paciente. «Contamos con un centro nuevo en el que hasta damos formación para residentes, hacemos espirometrías para toda la comarca y el programa de la mujer. Pero los que gestionan la sanidad tienen que darse cuenta de que, aunque tengamos un cupo pequeño, la población está envejecida y necesitamos recursos sociosanitarios», finaliza.

«No sé si es por la malas condiciones, pero se les nota desmotivados»

«No son suficientes, claro que no. Estipulan cinco minutos por paciente. Y yo el tiempo estimado que debería dedicarse a cada paciente no lo sé, pero que atiendan a 45 niños en una mañana me parece una salvajada», afirma Mila Bembibre a la entrada del centro de salud Valle Inclán, en la capital. Y añade que, desde su punto de vista, falta más personal y mejor cualificado. «No sé si es que están desencantados por las malas condiciones o es por algo personal, pero se les nota desmotivados y sin ganas», opina antes de entrar con su bebé al pediatra, acompañada de su pareja.

«Yo no me puedo quejar de cómo me atienden porque además lo mío no es grave, por suerte. Pero creo que deberían tener más tiempo por paciente», contesta Marisa Gómez, que además puntuaría a su médico de cabecera con un 7 u 8, según dice. «Falta más personal y se nota en la carga de trabajo que tienen. Les asignan citas cada cinco minutos porque se ve al pedirla por Internet. ¡Y a la administración no le da vergüenza!», protesta a la entrada del mismo centro de salud.

Dejando atrás la capital y dándose una vuelta por zonas más rurales -Allariz, a tan solo 20 minutos de distancia- la realidad cambia. «Ás veces tardan en dar a cita. E non hai nin para o día seguinte, así que se tes febre optas por vir por urxencias, aínda que non sexa grave. E se hai algún médico de baixa e teñen que repartir o traballo entre os outros pode haber lista de espera dunha semana enteira», critica Isabel Castro, que a la vez puntúa con un 10 a su facultativo del centro de salud. «Nos últimos anos nótase que contratan menos médicos. E Allariz en verán duplica a súa poboación», concreta a la salida del centro de salud.

«Aquí na vila estamos contentos cos médicos que temos. Pero teñen o traballo moi mal repartido porque eu pedín vez hoxe e xa mo dan para mañá pola mañá e outras veces tardan días», señala Adolfo Cid, que también le daría un 10 a su médico y que no tiene queja del tiempo dedicado por paciente.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«El poco tiempo por paciente disminuye la prevención»