El Campus rearma su arsenal

El representante ourensano reanuda su pulso con el Bera Bera vasco en la División de Honor B de rubgi


ourense / la voz

Puede decirse que el Campus Ourense puso ayer punto final al período vacacional, aunque los hombres de David Monreal han mantenido alguna sesión de trabajo entre los festivos, mientras aguardaban el retorno de sus extranjeros. Y es que la División de Honor B del rugbi nacional apenas ofrece respiro, a la vista de un calendario que reanuda la competición con la visita a San Sebastián, duelo directo por la cuarta plaza.

«Hoy (por ayer) volvemos a estar todos, con las únicas limitaciones de los jugadores con problemas físicos, pero es que el partido ante el Bera Bera es muy importante para nosotros. Es cierto que les ganamos bien en la primera vuelta, pero no eran el equipo que son ahora. A la mitad de la primera vuelta ficharon dos neozelandeses en posiciones claves y, si antes ya me parecían un equipo muy rocoso y difícil, está claro que han subido el nivel», explica con detalle un Monreal que se muestra satisfecho con la dinámica de trabajo del combinado ourensano, a lo largo del curso: «Estamos trabajando bien. En diciembre los entrenamientos fueron más distendidos, pero la gente de casa está madurando mucho en esta competición y los que fichamos de otros clubes de aquí se adaptan con rapidez a nuestro ritmo. Por su parte, los extranjeros tuvieron oportunidad de viajar para estar en sus familias en algunos casos, pero lo cierto es que están cumpliendo con su cometido aquí, que es el de darnos un extra de calidad en las posiciones en las que lo necesitábamos».

Uno de esos foráneos es Reuben Spicer, que regresa arrastrando molestias, si bien Monreal confía en contar con el neozelandés en la matinal del próximo domingo, con lo que solo sigue pendiente de la lesión de largo plazo de Morgade. Contando con el grueso de su plantilla, el técnico está seguro de que ofrecerán un alto rendimiento: «Estamos muy contentos en el staff y estamos disfrutando de esta temporada. En la primera vuelta solo perdimos cuatro partidos y quizás solo ante el CRAT y el Santander podemos decir que fueron mejores, porque al Getxo aquí pudimos ganarle y al filial del Quesos debimos jugarle de otra manera».

Volviendo al desafío más inminente, el entrenador de la escuadra colegial está convencido de que será un partido muy entretenido para los aficionados: «Ellos son especialmente difíciles en su campo y es complicado ganar allí, pero si estamos a nuestro nivel, será un encuentro muy igualado. Venidos de visitar al Getxo con las bajas de cinco titulares y aún así, estuvimos en disposición de ganar hasta los últimos diez minutos».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Campus rearma su arsenal