El condenado por dar una patada en un testículo a otro hombre irá a prisión

El Gobierno le ha denegado el indulto y la Audiencia ordena que cumpla la condena


ourense / la voz

A Julio F. G. ya no le quedan más recursos judiciales a los que recurrir. Tras haber sido condenado por la Audiencia provincial de Ourense a una pena de tres años de prisión, que luego fue ratificada por el Tribunal Supremo, el inculpado tendrá ahora que ingresar en prisión para cumplir la condena de tres años de cárcel que le impuso el tribunal ourensano por haber golpeado en un testículo a otro hombre. Esta decisión llega después de que el Ministerio de Justicia haya denegado el indulto al reo.

Así lo especifica un auto de la Sección Segunda de la Audiencia provincial, en el que se recoge que tras tener conocimiento de la «no concesión del indulto que venía solicitado a favor del condenado» Julio F. G. debe presentarse en el centro penitenciario de Pereiro de Aguiar en un plazo de diez días para cumplir la pena privativa de libertad que le fue impuesta.

Eso sí, la resolución llega más de tres años después de que se produjeran unos desafortunados hechos que, según la sentencia dictada en mayo del 2017 por la Audiencia provincial de Ourense, ocurrieron hacia el mediodía del 26 de julio del 2015 en la carretera de San Esteban de Vilamoure, en Punxín. La víctima circulaba con su furgoneta cuando se topó con un vecino que caminaba acompañado de dos perros, que iban sin correa, a los que tuvo que esquivar realizando una maniobra con su vehículo. Según declaró en la sesión oral del juicio el demandante, el acusado -conocido por su actividad en plataformas de defensa de animales y que ya le había recriminado en anteriores ocasiones que circulaba demasiado rápido- le dio un golpe a la furgoneta en la parte trasera, con una raqueta de plástico que llevaba en la mano. Acto seguido, el conductor se bajó y se encaró con el propietario de los perros reprochándole su comportamiento, a lo que este respondió con una patada en sus partes íntimas. Inmediatamente después de los hechos la víctima volvió a ponerse al volante de su vehículo y continuó su camino, si bien en pocos minutos comenzó a sentirse mal, siendo necesaria posteriormente su hospitalización.

Extirpación quirúrgica

Resultó que el golpe había provocado un traumatismo que dio lugar a la posterior extirpación quirúrgica de un testículo a la víctima, que en el momento de los hechos tenía 24 años, mientras que el acusado tenía 64. En la sentencia se fijaba una condena de tres años de prisión, así como una indemnización de 46.000 euros en favor del perjudicado, una cantidad sensiblemente inferior a la que había solicitado, que ascendía a 73.000 euros.

La defensa consideraba los hechos como un accidente de indeseado resultado

Tras la sentencia dictada en Ourense, el acusado buscó respaldo para sus argumentos -en el juicio su defensa consideró lo ocurrido como un accidente de inesperado e indeseado resultado - en el Tribunal Supremo. Eso sí, tampoco en este órgano encontró encaje para sus argumentos ya que los jueces no solo no aceptaron su recurso, sino que además le impusieron el pago de las costas del proceso legal. La resolución, notificada en abril de este año, concedía firmeza a la relación de hechos probados sobre lo ocurrido aquel día y confirmaba la condena al acusado, que entonces decidió solicitar el indulto. Esa medida provocó que se pospusiese de nuevo su ingreso en prisión.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

El condenado por dar una patada en un testículo a otro hombre irá a prisión