«El arte no está para describir el mundo sino para situarte en él»

Rosendo Cid acaba de ganar el primer premio del Centro Galego de Arte Contemporánea de investigación y ensayo


ourense / la voz

El artista ourensano Rosendo Cid (Ourense, 1974) fue el ganador de la primera edición del Premio CGAC de investigación y ensayo por el texto A arte está feita dunha materia incerta e fragmentaria. Dotado con 3.000 euros, implica su publicación, con la que inaugurará una nueva colección titulada CGAC_Ensaio. A punto de cumplir veinte años en el mundo del arte, el ourensano cree que el secreto está en la constancia. Fotografía, pintura, ensayo... Rosendo Cid es un artista multidisciplinar.

-¿Qué trata el ensayo premiado?

-Habla de la práctica artística contemporánea. Venía estudiando y escribiendo cosas en esa línea y al enterarme de la convocatoria fue la excusa perfecta para acabarlo. Cuento lo que entiendo por arte contemporáneo, por qué los artistas hacemos lo que hacemos y cuáles son nuestras motivaciones. Hay otros capítulos desenfadados como un diccionario artístico irónico y una lista de frases aforísticas. Tiene una mezcla entre ensayo serio y partes más ligeras.

-¿Cuál fue su motivación?

-Son muchos factores. Mi padre es artista (es hijo del escultor Xosé Cid) y quizás mis motivaciones están diluidas en el tiempo. Fue algo natura. Lo que sí sé es que me interesan las categorías simbólicas, algo más relacionado con la humanística. La mayor parte de mi trabajo tiene que ver con la plástica pero también incluyo mucho texto en las obras. He hecho fotografía, escultura, collage. Tiendo a incluir todo según me interese.

-Tiene muchos trabajos y exposiciones en mente. Y podrá decir que su obra es la última que se verá en el Museo de Arte Contemporáneo de A Coruña, que cerrará sus puertas. ¿Cómo ha influido la crisis en el mundo del arte?

-No deja de ser un sitio privado y es su decisión. Lo cierto es que si un sitio al que sueles ir a ver exposiciones y hacer talleres te lo quitan, ya tienes menos lugares a los que ir a disfrutar de la cultura. En Galicia en general hay sitios que cierran y veo algo de desidia. Es una percepción mía. El caso del MAC es un claro ejemplo. Hay gente que va todos los días a los vinos y no sabe donde está el Museo Municipal, por el que pasa a menudo. Y muchas veces comento con mi padre que ya no se ve a tanta gente viendo las exposiciones.

-Usted lleva casi veinte años en el mundo del arte. ¿Cómo ha cambiado?

-Evidentemente la crisis fue para todos los ámbitos, para el sector público y para el privado. Los coleccionistas no compran tanto, hay menos alegría. Los presupuestos bajan y hay menos exposiciones y éstas se alargan durante más tiempo... Es una bola de nieve. Hay muestras que están hasta tres meses. Y, por lo tanto, menos oportunidades. Pasó lo mismo en el mundo editorial. Se ve claramente en los catálogos. Han desaparecido. No es algo barato de hacer y de cara al artista, sobre todo cuando empiezas, está muy bien. Ahora, en instituciones públicas, no hay posibilidad o muy baja... En las privadas, alguna se mantiene. Que alguien te haga un catálogo avala tu trayectoria.

-Con este panorama, ¿qué le diría a alguien que empieza ahora?

-Que es una carrera de fondo. Dedicarte en exclusiva a las artes plásticas ahora mismo es muy complicado. Pero también depende del camino que quieras tomar. Ahora Bellas Artes es más amplio. Hay que dejarse ver, hay muchos artistas.

-Y usted ha tenido que adaptarse a los tiempos, a las tecnologías.

-Al final acabas haciéndolo porque está ahí. Es una buena herramienta pero depende del enfoque que le des a tu carrera. Dentro de las Bellas Artes hay muchos ámbitos muy diferenciados. Lo importante es trabajar mucho para tener algo que pueda interesar, moverse y presentarse a certámenes. Hoy en día si puedes salir fuera es importante.

-Trabaja poco en Ourense.

-A veces las cosas surgen de esta manera. El trabajo artístico es ahora de supervivencia. Ya no se trata de hacer algo sino de dónde puedes hacer algo y allí donde salga, vas. He estado viviendo años en otras ciudades y ha sido así.

«Está bien mirar al pasado, pero no todo el rato. Lo de la Atenas de Galicia ya no existe»

A Rosendo Cid le cuesta definirse como artista. Enmarcarse dentro de alguna corriente o especialidad.

-Tal vez lo que me defina sea la manera de trabajar, porque en cuanto a la forma depende de lo que haga. Si trabajo con escultura, cojo los objetos tal y como están y los ensamblo, no los modifico. En texto utilizo mucho el aforismo. No está claro. Diría, por definirme, arte contemporáneo en general, aunque este tenga muchas formas. En mi caso es más fácil definir los trabajos de forma individual.

-Se habla de un museo de arte ourensano. ¿Cómo lo ve?

-Creo que estas cosas no se pueden plantear de forma general. Es necesario saber qué tipo de museo. Es necesario definir el contenido antes... A veces me incomoda, en general, que las cosas se hagan sin pensar para qué y cómo.

-Hubo años en los que los artistas ourensanos de una generación se juntaban, formaban grupo. ¿Qué ocurre ahora?

-A veces nos juntamos unos cuantos y hacemos colecciones colectivas pero no hay grupos como antes. De salida la profesión de artista es más solitaria e individual. Los grupos que existieron vinieron dados por un contexto diferente. La realidad social necesitaba de esos foros.

-¿Cree que sería bueno que existiesen hoy?

-En general, las cosas se tienden a individualizar. Los grupos de trabajo artístico duran menos. Pertenecí a varias asociaciones, incluso a alguna en Ourense, pero al final se acaban diluyendo. Está bien mirar al pasado, pero no lo podemos hacer todo el rato. Lo de la Atenas de Galicia ya no existe. Hay una generación de artistas nuevos, pero muy dispersos. En aquel momento había una necesidad, ahora a lo mejor hay más, pero...

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«El arte no está para describir el mundo sino para situarte en él»