La policía local llegó a tiempo y evitó una posible agresión con un cuchillo

Un hombre de 38 años fue reducido cuando ya tenía el arma en el cuello de la mujer


ourense / la voz

No pintaba nada bien cuando los primeros policías locales llegaron al descansillo de la quinta planta de un edificio de la calle Ervedelo. Acudían a una llamada de auxilio. Un hombre amenazaba con un cuchillo de cocina a una mujer. La que había tirado al suelo. Ella presentaba signos de haber sido golpeada. El hombre, a ojos de profesional de la seguridad, había consumido algún tipo de sustancia estupefaciente. Fue una actuación limpia la de los policías locales, cuya prioridad era retirar el cuchillo de una zona tan sensible como el cuello. La situación era de riesgo evidente. Encañonaron al agresor, lo redujeron, lo detuvieron y lo trasladaron a la comisaría, donde repartió patadas y golpes entre puertas y paredes del área de precalabozo.

El subidón aún le duró un buen rato. En las dependencias policiales, de hecho, no dejaba de repetir, al parecer, que o lo devolvían el dinero supuestamente sustraído, «o me las chimpo».

Pasó a disposición judicial a primera hora de la noche. Quedó en libertad provisional, aunque el titular del Juzgado de Instrucción 2 de Ourense le impuso una orden de alejamiento de la mujer a quien amenazó.

La vivienda del incidente es lugar de citas, una especie de club, donde el alterne queda en segundo plano, sin anuncios ni luces de neón. El detenido acudió de madrugada. Consumió, al parecer, cocaína. Abandonó el edificio con la misma discreción con la que, en general, entran los clientes. Se percató entonces, según repitió una y otra vez, de que le faltaban quinientos euros. Volvió a reclamar su dinero. Le ofreció cincuenta euros la regente del local, que es la mujer de 71 años amenazada. No se conformó. Consiguió echar mano a un cuchillo de cocina. En el descansillo se produjo la situación más peligrosa. Empeñado en que le devolvieran dinero que supuestamente faltaba, puso el cuchillo en el cuello de la madama, mientras las dos mujeres que estaban en el piso, 41 y 28 años, pedían auxilio y se asomaban a sendas crisis de ansiedad.

La intervención de la Policía Local fue providencial en una situación de evidente riesgo. La primera patrulla que llegó estaba cerca, en la calle Remedios. Fue cuestión de minutos. Subieron los agentes con rapidez las escaleras. A pie. Y actuaron con la misma celeridad para detener al agresor, a quien inicialmente se atribuye un delito de homicidio en grado de tentativa y un segundo delito de lesiones.

El detenido, es un hombre de 39 años, vecino del municipio de Barbadás. Se encuentra en Ourense, al parecer, disfrutando de un período de vacaciones. Trabaja en los países nórdicos.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La policía local llegó a tiempo y evitó una posible agresión con un cuchillo