La democratización de la imagen

Mercè Domínguez y Felipe Bardelás ofrecen dos miradas en el Sindicato del Cómic, en la capital ourensana


ourense

«La forma no es más que una instantánea tomada sobre una transición». Bergson.

El espacio expositivo que cede el Sindicato del Cómic a la divulgación del arte y de los artistas presenta Da foto ao debuxo afortunada retroalimentación en dos miradas y lenguajes distintos y que surge como un proyecto integrador que comienza con las sugerentes imágenes de la fotógrafa Mercè Domínguez y su representación a través del dibujo de Felipe Bardelás como un diálogo de expresiones en el que ambos lenguajes se subrayan y sustentan y paradójicamente mantienen la lectura independiente en la impronta que distingue a la fotógrafa del plástico.

Sindicato del Cómic, librería especializada en el mundo del cómic, cenáculo de la ilustración desde 2012 fecha de apertura, se perfila como puntal único en el sector en Ourense dirigido por el ilustrador Simón Blanco y Ricardo Rodríguez que dan vida a este ilusionante e innovador proyecto en Doctor Marañón.

La obra de Mercè se caracteriza por un intimismo lírico que suscita la fibra emocional a través de originales perspectivas y enfoques de temperatura emocional en los no lugares cuyo componente escenográfico de carácter metanarrativo presenta sin juzgar, una superación del solipsismo moral de la sociedad sin intención crítica o trágica que sugiera claves de resistencia a través de las metáforas visuales en las que subyace un atemperado discurso feminista y una iconografía sensible a la identidad comunitaria. De un ininterrumpido flujo comunicacional con influencias experimentales, el proyecto colectivo muestra una eficacia comunicativa casi inmediata que el espectador agradece con notas culturales sutilmente representadas en la imagen Apagando a cabicha na rúa de San Pedro, imagen performática, construida mediante el uso de los objetos falseados mediante la perspectiva y variaciones y alteraciones en la profundidad de campo que la convierten en un trompe l´oeil que subvierte la imagen real al personaje ficticio con carácter de entidad autónoma en el marcapáginas antropomorfo de la librería Wells, viajero y surrealista y un espacio escenográfico y dimensional que relaciona a Magritte con Beuys en las alteridades del entorno, juega con el azar del ready made o con el apropiacionismo de la imagen con carga simbólica.

Del rural ourensano y su invierno helado al jardín del hotel Costa Valle de Compostela con su enigmático encanto de bosque de esculturas silenciosas y hojas en movimiento. Mercè habla del muro y sus cicatrices en forma de expresivo grafiti donde dos mujeres viajan a lomos de un pez de brocado y azul, el pescador de corazones del puerto de Lisboa y haya el instante en el tintineo bullicioso y deslumbrante de los objetos colgados en las tiendas y los portales sobre el azulejo vítreo de las calçadas do Chiado.

Soledad

La soledad es un banco en el psiquiátrico de Conxo, manual de ausencias que atestigua El paso de la vida y tras las montañas espera el mar de Arousa y su puerto aventura el camino a la isla y en las montañas aquella portería de Grixoa, tan silenciosa de ecos infantiles trae el recuerdo de tía Marina que tantos carnavales vivió en Vilariño de Conso y los castaños con sus destellos de luz y vacíos de sombra y el sol siempre deslumbrante de Marisa y sus plantas en la galería… Las fotografías de Mercè vuelven la mirada al entorno en clave personal, intimista y poética sacudiendo todo lo de irrevocable que hay en la tradición.

Felipe Bardelás traduce la imagen fotográfica de Mercè a través de la sección que impone la línea de contorno aunque su influencia cromoluminarista revela matices personales en la intrahistoria de la imagen revisada. Este diálogo o forma de compartir la secuencia a través de lenguajes diferentes así como en su divulgación en postales de los motivos creativos se conceptualiza como una forma de democratización del arte, una socialización del producto artístico que se opone al mercantilismo atroz de la sociedad de consumo y a la estafa burocrática del mercado del arte contemporáneo. Bardelás reconduce el lirismo en atmósfera con series mixtas, acuarelas sensoriales y lápices reflexivos. Dibujo rápido que se inspira diluido en la vida, implicado en el arte de lo cotidiano, un expresionismo de fondo iluminado con pincelada impresionista y un esoterismo surrealista simbólico y poético.

Una reinterpretación de la forma y del entorno de sensibilidad atlántica identificación en el finísimo dibujo donde acomoda a la línea su valor expresivo para encontrar en el espejo de la modernidad el reflejo de la tradición.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La democratización de la imagen