El campus quiere convertirse en referente en el uso de la geotermia

Expertos de varios países hablan sobre la gestión del agua a lo largo de la historia


ourense / la voz

El agua es un bien escaso y cada vez lo será más. Por ello conocer cómo se ha gestionado este recurso en el pasado puede ser clave para contribuir a un futuro mejor. Con ese objetivo arrancó ayer en el campus de Ourense la tercera edición del Congreso Internacional del Agua, en el que hasta mañana se presentarán más de ochenta comunicaciones de investigadores procedentes de ocho países.

La cita, que en esta ocasión lleva por lema Auga, sociedade e territorio, y está centrada en los ámbitos de la historia, la geografía y el arte, fue inaugurada ayer por el rector de la Universidad de Vigo, Manuel Reigosa, quien destacó que «visualizamos un gran futuro para o campus de Ourense e gran parte dese futuro ten que ver coa aposta estratéxica do Campus da Auga». En referencia al plan de especialización, añadió que «o capital humano que vamos a ter no campus relacionado coa auga vai ser de primeira magnitude», y adelantó que la institución académica trabaja con la administración gallega «para que o campus de Ourense se aproveite da capacidade de xeotermia que ten o territorio e se converta nun referente neste aspecto».

Susana Reboreda, decana de Historia y una de las organizadoras del congreso, explicó que su celebración ha sido fruto de dos años de trabajo, mientras que el alcalde de la capital, Jesús Vázquez, destacó que la ciudad «quere ser un referente da auga».

El uso del agua de As Burgas y el resurgir de las fuentes públicas en el siglo XVI

El Congreso Internacional del Agua incluye un intenso programa de comunicaciones y conferencias que se han articulado en cuatro bloques temáticos paralelos. El primero de ellos, que se desarrolló en la jornada de ayer, estuvo centrado en la arquitectura y las técnicas de captación de agua desde la prehistoria hasta la época medieval. Expertos como Carmen Alonso, Delphine Driaux, Alexandre Gouverneur o Paola Zanovello abordaron en sus ponencias distintos ejemplos de captación de agua en la prehistoria reciente o la época romana, e incluso en el antiguo Egipto, durante la época faraónica.

La arquitectura del agua y el territorio en la época moderna centró el segundo bloque temático abordado ayer, en el que participaron investigadores ourensanos, como Yolanda Barriocanal, que habló sobre los maestros de cantería para el abastecimiento de agua y la construcción de las fuentes públicas en Ourense en el siglo XVI. La docente citó a Juan González, maestro de las obras del monasterio de Celanova y, entre otros, a Mateo López, considerado «uno de los mejores peritos y expertos del momento en el arte de hacer fuentes». Recordó que en la ciudad se aprovechaba el agua de As Burgas para usos domésticos, de higiene o industriales, pese a lo cual «la ciudad careció históricamente de un buen suministro de agua». Afirmó que las fuentes eran escasas durante la Edad Media, por lo que a partir del siglo XVI las autoridades se preocuparon por reparar las viejas instalaciones y por promover la construcción de nuevas estructuras. Hoy la mayoría han desaparecido.

«La recuperación del patrimonio hídrico es necesaria para que nos concienciemos»

Cristina Heredia, es doctora en Historia del Arte por la Universidad de Oviedo y trabaja como gestora de patrimonio. Fue una de las primeras ponentes del congreso, y repasó la figura de Gonzalo de la Bárcena, un maestro fontanero que tuvo una importancia enorme en el ámbito de las traídas de aguas, en Asturias, Castilla y Aragón. «Gracias a su mano de obra, su proyección, fue capaz de imponer un modus operandi que puso fin a la precariedad en materia de aguas que se estaba viviendo en aquellas fechas», dijo la investigadora. «Si tuviéramos que resaltar algo de su figura, sería sobre todo la capacidad de controlar el aspecto constructivo, su estilo se tradujo en una gran calidad de la obra, que marcó un antes y un después en la materia hidráulica de Asturias», afirmó.

Para Heredia congresos como el que estos días se celebra en Ourense tienen un enorme valor. «Se trabaja desde el punto de vista multidisciplinar, y hace falta una visión de conjunto para poder entender. Este evento tiene un enfoque muy interesante desde el punto de vista multidisciplinar, y va a ser un éxito», dijo.

Respecto a Ourense, admite que «me ha despertado algo desconocido por la hospitalidad, la belleza, y sobre todo las fuentes termales. Me parece que es una recuperación del patrimonio necesaria». Considera, en este sentido, que «esa puesta en valor es necesaria también para concienciar a las personas de la suerte que tienen de poder disfrutar del agua, que es un bien público. Sin ella no hay vida y por ello es primordial que tomemos conciencia a la hora de utilizarla». Apuesta, además, por rescatar el bagaje histórico. «Los estudios nos permiten entender con una mayor fortaleza el porqué debe conservarse ese patrimonio, eso es algo de lo que cualquier población debe de ser consciente».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El campus quiere convertirse en referente en el uso de la geotermia