Más de la mitad de los ourensanos confían en que sea un impulso económico por su atractivo turístico


ourense / la voz

En Galicia tan solo hay un parque acuático y se encuentra a casi 150 kilómetros de Ourense, en Cerdeda (A Coruña). En el sur de Galicia, por tanto, una instalación de estas características supondría una novedad y un aliciente turístico en una provincia que durante los meses del verano sufre los rigores del termómetro. Para más de la mitad de los ourensanos no queda ninguna duda de que la construcción de un parque acuático en Monterrei, en las instalaciones que la Xunta tiene en el municipio de Pereiro de Aguiar, supondría un revulsivo económico para la economía local al entender que se trata de un evidente atractivo turístico. Así opinan, según los datos del barómetro elaborado por el Instituto Sondaxe para La Voz de Galicia, el 53,5 % de los encuestados.

En el extremo contario se encuentran el 24,2 % de los ourensanos, que consideran que la apertura de la instalación con toboganes y piscinas en Monterrei no tendrá un impacto significativo en la cuenta de beneficios de Ourense. Es una cifra muy similar a los que reconocen que no tienen una opinión formada (22,3 %).

Los jóvenes son los más optimistas con el éxito económico del recinto que la Xunta planea abrir en Monterrei a finales del año 2020. Los que se sitúan en la franja de edad comprendida entre los 18 y 44 años son los más confiados en ese repunte. El porcentaje se eleva en el caso de los encuestados de 30 a 44 años hasta un 60 %. Menos proclives a pensar que puede ser un revulsivo económico la instalación de agua proyectada en Pereiro de Aguiar se muestran los que tienen más de 45 años. El porcentaje se reduce hasta cinco puntos por debajo de la media del informe hasta situarse en el 48 %, en el caso de los ourensanos con edades comprendidas entre los 45 y los 64 años.

En la ciudad desconfían

Si se analiza el resultado de la cuestión relativa al impacto económico del parque acuático en función de la residencia del encuestado se observa que en la ciudad son más escépticos que en los municipios más pequeños. Así, el 47,9 % de los habitantes de la ciudad de Ourense ven rentable económicamente para la zona la apertura del recinto acuático. Ese porcentaje se dispara hasta el 62,2 % en el caso de los que residen en ayuntamientos con menos de 5.000 habitantes y se sitúa en una posición más intermedia en el caso de las villas.

Por partidos políticos, los votantes de Democracia Ourensana -partido que abandera la construcción del parque acuático en la ciudad de Ourense- se oponen radicalmente al éxito económico del recinto en Pereiro de Aguiar. En el extremo contrario se sitúan los que votaron a Ourense en Común (100 % lo ven viable) y el PP (73,1 %).

La consultora del proyecto estima en dos millones el público potencial del recinto

La consultora Amusement Logic es la encargada del proyecto lanzado por la Xunta de Galicia para construir un parque acuático en Pereiro de Aguiar -en la ubicación que actualmente ocupan las piscinas de Monterrei-. De acuerdo con los datos que maneja este equipo, el público potencial del nuevo recinto es de dos millones de personas. Para realizar ese cálculo se basan en el hecho de que en un radio de noventa kilómetros existe una población de ese volumen. La consultora valenciana entiende que el complejo acuático de Monterrei debería de recibir usuarios con frecuencia de Santiago, Lugo, Pontevedra, norte de Portugal e, incluso, de las provincias de Zamora y Lugo.

En estos momentos, la consultora ultima el plan de viabilidad y las bases para luego pasar a la fase administrativa de licitación y construcción. Todo con el horizonte de finales del año 2020 como fecha para su conclusión. De cumplirse el cronograma, el verano del 2021 será muy distinto en Ourense

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Más de la mitad de los ourensanos confían en que sea un impulso económico por su atractivo turístico