La siniestralidad viaria de vehículos de transporte ligeros se eleva en Ourense

Suben los accidentes con víctimas en furgonetas o mixtos en los últimos cuatro años


ourense / la voz

La siniestralidad viaria en el sector del transporte preocupa en la provincia de Ourense. Todos los años, desde el 2011, ha habido algún fallecido por accidente de tráfico en el que el vehículo implicado ha sido una furgoneta o camión de menos de 3.500 kilos o vehículos articulados que superan este peso. Así se desprende de los datos facilitados por el Gobierno de España al grupo socialista en el Congreso. Plantearon cuestiones relativas a los vehículos de transporte, tanto de mercancías como de viajeros, en la provincia de Ourense. Aunque hasta el año pasado hubo un descenso en el número de accidentes de tráfico, la bajada fue significativa en lo que respecta a turismos, pero no se notó tanto si el examen se ceñía a los vehículos pesados.

Así, en el 2017 hubo 61 accidentes con víctimas en la provincia, en los que el vehículo implicado fue una furgoneta o camión de menos de 3.500 kilos. Fue el segundo año con mayor número de siniestros con víctimas en este tipo de vehículos desde el 2011. Ese mismo año pasado, los accidentes de vehículos pesados o articulados fueron 32, el número más alto de toda la serie desde el año 2011. Sin embargo, la siniestralidad fue mucho menor en lo que respecta al transporte de viajeros. No se ha registrado ningún accidente con víctimas en autobuses escolares desde 2014 hasta 2017, y en el resto de autocares, solo en 2017 hubo cinco accidentados, como cifra más alta de toda la serie comparativa.

En total, el año 2017 fue el de más víctimas con estos vehículos, con 117 personas heridas; aunque la mayoría no requirieron hospitalización, hubo 16 que sí la necesitaron y tres fallecidos. Los años de esta serie con más víctimas mortales en este tipo de vehículos (furgonetas y camiones) en la provincia de Ourense fueron el 2013 y el 2014, con cinco fallecidos. En total, entre 2011 y 2017, fueron 21 las personas que murieron en Ourense circulando en este tipo de vehículo de mercancías, siempre según los datos facilitados por el Gobierno en el Congreso a preguntas de tres diputados socialistas, entre ellos la ourensana Rocío de Frutos.

Otra de las cuestiones que planteaba la diputada era cuántas pérdidas de vigencias hubo en los permisos C -vehículos pesados- y permisos D -transporte de viajeros- además de en las licencias para transporte de mercancías peligrosas y transporte escolar. La mayoría fueron por sanciones administrativas por pérdida de puntos. En los últimos cuatro años se aprecia una tendencia a la baja.

La cuestión del tacógrafo, solo obligatorio en pesados

Las autoridades y el sector están atentos a esta problemática, pero las fuentes consultadas explican que hay una parte del parque de vehículos cada vez más numerosa -la del transporte ligero o furgonetas y camiones hasta una masa máxima autorizada de 3.500 kilos- que está exenta de algunas obligaciones que sí soportan los transportistas de camiones pesados o articulados. Desde Apetamcor, Asociación Empresarial de Mercadurías por Estrada de Galicia, apuntan que dedican tiempo y recursos a la formación. Los transportistas de vehículos de más de 3.500 kilos están obligados a tener el curso de capacitación profesional y en Apetamcor les actualizan sus conocimientos, menciona su gerente, Alberto Vila. «A siniestralidade tense incrementado no transporte lixeiro, no que os condutores están exentos de formación obrigatoria. O sector de reparto de paquetería está máis desregulado e iso nótase», aprecia Vila. Otra obligación de los vehículos pesados es llevar un tacógrafo, que limita los tiempos de conducción y, con ello, el riesgo de accidentabilidad. Y aunque surge la cuestión, también entre autoridades de tráfico, de la conveniencia de implantar tacógrafos en los vehículos mixtos, de momento es un tema pendiente. «Comentouse nalgún foro en Europa, porque nisto o regulamento é europeo, pero aínda o vexo moi lonxe», opina Alberto Vila respecto a la cuestión del tacógrafo en las furgonetas. El gerente de Apetamcor observa «a necesidade de actuar no transporte lixeiro e de seguir insistindo na formación no pesado» para reducir la siniestralidad.

Un transporte, el de los vehículos mixtos usados para el reparto de paquetería, que cada vez está más presente por la distribución de productos comprados por Internet. La falta de descanso, jornadas largas, el estrés o la precariedad laboral pueden estar detrás de la siniestralidad, sobre todo urbana, de estos vehículos.

Vila puntualiza que hay otras cuestiones que impactan en la seguridad vial como peajes caros de autopistas como la AP-9 o el mal estado de conservación de autovías como la A-52, lo que lleva al transportista a circular por vías convencionales y travesías.

Ningún positivo por drogas en chóferes que llevasen viajeros desde el año 2012

Otra cuestión planteada por el grupo del PSOE en el Congreso, respecto al control de la seguridad vial en el sector del transporte en Ourense, se refería a las pruebas de alcoholemia y drogas realizadas a los conductores de estos vehículos. Respecto al número total de pruebas realizadas, el Gobierno respondió no se podía desagregar por tipo de vehículos.

Las de alcoholemia en vías interurbanas hay ido disminuyendo, desde las 140.478 realizadas en el año 2012 a las 94.497 practicadas a todo tipo de conductores el año pasado. En cambio, los test de presencia de drogas han ido aumentando significativamente en Ourense, desde los 109 que se hicieron en el año 2012 a las 1.700 que se llevaron a cabo en las vías interurbanas de la provincia el año pasado. En 2015 y 2016, incluso se superó este número, con 2.297 y 2.387 en cada uno de estos años. Sí se discriminaron datos de las pruebas que dieron positivo en conductores de transporte de mercancías de más de 3.500 kg de MMA y de viajeros. Desde el año 2012, no se registró ningún positivo por drogas en conductores de vehículos de viajeros de más de nueve plazas. En mercancías sí hubo algunos casos: 32 en el 2016 o 26 en el 2015, por 13 del año pasado. Alberto Vila opina que en las estadísticas, con 20.000 transportistas circulando a diario en Galicia, pueden darse casos, aunque cree que pudieron ser fuera de las jornadas de trabajo.

La ciudad registró 151 siniestros con dos fallecidos en el 2017

La ciudad de Ourense concentra la gran mayoría de accidentes de tráfico urbanos que se registran en la provincia. El año pasado, según datos facilitados por la DGT, hubo en la capital 151 accidentes, con todo tipo de vehículos, que provocaron dos fallecidos y la hospitalización de 33 heridos. La mayoría, 164, no tuvieron que ser ingresados.

Por villas, la que registró más siniestralidad en tramos urbanos fue Verín, con 27 accidentes, aunque no causaron fallecimientos y solo tres hospitalizaciones. O Carballiño, con 16 accidentes, fue el siguiente núcleo urbano con más siniestros, aunque sin muertos y solo un herido hospitalizado en el 2017. En Maceda hubo siete accidentes ese año.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La siniestralidad viaria de vehículos de transporte ligeros se eleva en Ourense