Un espíritu siempre valiente

Falleció en Santiago de Chile el misionero ourensano Alejandro Hermida Atrio


La diócesis ourensana sufría este domingo la pérdida de Alejandro Hermida Atrio, que falleció en la parroquia de los Santos Apóstoles, de Santiago de Chile, un país al que dedicó la mayor parte de su vida como misionero. Nacido en Santa Baia de Anfeóz (Cartelle) en 1937, cruzó el atlántico con apenas 28 años para iniciar una labor marcada por su generosidad, la valentía y por su dedicación a las comunidades más pobres. Vivió con intensidad esa dedicación, hasta el punto de tener por casa durante años un contenedor para estar más cerca de quienes le necesitaban, como recordaban ayer desde Misiones Ourense.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Un espíritu siempre valiente