A clases


Septiembre. Dicen que el final del verano y será que no pasaron por Ourense. Si ya nos sorprendimos en julio con las pausas para la hidratación en los partidos del mundial ruso, por estos lares aún fueron necesarias hasta dos el pasado domingo en O Couto.

Que sí, que volvimos al feudo rojillo, con casi las mismas caras -alguna incorporación, bendita juventud-, y con cánticos que nos sonaron conocidos. Incluso se repitieron aquellas palmas acompasadas de antaño. No me digan los más veteranos que no sintieron algo de nostalgia. Currás manda ahora desde el banquillo y hasta se juntan en el campo el hijo de Ney con el de José Ramón González, el hermano de Fran para los despistados.

Pues eso, que el balompié es tradición en O Couto y, por ende, recuerdos. Pero también es evolución y cambio. La UD Ourense ya está en Tercera con su legado. Cuatro puntos en ocho días, ilusión. Su vecino del Ourense CF fue la cruz de la moneda, justo antes del derbi de la próxima semana. Eso sí, los de Fran Justo palmaron por la mínima ante Arousa y Racing. Tampoco es para rasgarse las vestiduras que esto apenas empieza.

Y es que nos gusta esta Tercera División, por mucho que el equilibrio existente en la inmensa mayoría de los equipos nos lleve a más de un partido demasiado cerrado, máxime en estas jornadas cuasi estivales. El Arenteiro también coló cuatro puntos en su zurrón, mientras que el Barco dio una de cal y otra de arena. Que les quiten lo bailado en ambas villas, siguen en la élite autonómica con gran dignidad y renovados impulsos. Ya estamos en el lío, en pleno curso.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

A clases