Cuando hay que echar cuentas para regresar a Ourense

Los universitarios que estudian fuera de casa se preocupan por la inversión que realizan en movilidad

r. n.
ourense / la voz

Con el inminente inicio del curso los estudiantes universitarios y sus familias comienzan a hacer presupuestos. En el caso de los ourensanos que se trasladan a otra ciudad para cursar su carrera, el alquiler de la vivienda y la cuantía destinada al transporte suponen dos importantes partidas de gastos en sus meses de desarrollo académico. Dependiendo de la ciudad de destino, los jóvenes realizan una criba entre lo que les conviene, o pueden permitirse, y eligen su medio de transporte.

De este modo, para los que durante el curso residen en Santiago de Compostela y A Coruña el transporte predilecto es el tren. Renfe ofrece varios servicios a lo largo del día durante toda la semana, manteniendo unos horarios bastante flexibles que se ajustan a los tiempos de los estudiantes.

El domingo se consagra como la jornada de partida para los universitarios: a partir de las ocho de la tarde hay cientos de estudiantes en la estación Empalme de Ourense, una afluencia que incluso deja a los más rezagados sin billete. «No es la primera vez que tengo que coger el tren el lunes porque el domingo por la mañana, cuando voy a comprar el billete, las plazas ya están agotadas», afirma Xiana González, estudiante de Pedagogía en la capital gallega.

La comodidad y la rapidez son los factores que provocan que los estudiantes en estas dos ciudades se decanten por este medio de transporte. El trayecto a Santiago se realiza en una media de cuarenta minutos y el de A Coruña ronda la hora. «Si vas en coche hasta A Coruña se hace un viaje bastante tedioso y en menos de dos horas no llegas, por eso prefiero el tren», afirma Víctor Carcacía, un estudiante de la ciudad herculina. «Además puedes ir haciendo cosas a lo largo del trayecto, yo por ejemplo repaso deberes o apuntes», añade David Pousa.

Trucos para ahorrar

Para la mayoría, el tren es el medio más eficiente y agradable para regresar a la rutina después de un fin de semana en el hogar y ni se plantean cambiarlo por algún otro. A pesar de ello, todos señalan un problema común: el precio. Un billete a Santiago cuesta de media 16,60 euros y el desplazamiento a A Coruña 20,70. Si un estudiante desea volver cada semana a Ourense debe desembolsar mensualmente entre 130 y 160 euros, un gasto al que no se pueden enfrentar todas las familias. «Aunque me gustaría, no vengo cada viernes a casa porque eso supondría invertir 140 euros mensuales en viajes y no quiero pedirles tanto dinero a mis padres», narra Estefanía Villarino.

Hay otras posibilidades. Renfe ofrece una alternativa más asequible para viajar a Santiago, el tren regional: «Yo suelo ir y volver en este tren, tarda sobre una hora y cuarenta minutos en llegar pero cuesta diez euros, que me parece un precio razonable».

Similar elección pueden hacer los estudiantes que viajan de Ourense a A Coruña, con el ferrocarril de media distancia. Es el caso de Ainara Álvarez que afirma que a pesar de que tarda casi tres horas en llegar a su destino, una vez al mes suele hacerlo para ahorrar.

Mientras tanto, un porcentaje alto de estudiantes que desarrollan su formación universitaria en Vigo y Pontevedra rechazan la opción del tren aportando dos simples razones: los elevados precios y el tiempo que supone el viaje, casi dos horas a ambos lugares. «En todos los años que llevo estudiando no he ido nunca en tren, cuesta sobre 20 euros y además hay que hacer transbordo en Santiago. Voy en bus o en Blablacar dependiendo de la disponibilidad de horarios. Tardo menos y es mucho más barato», explica una estudiante de Publicidad en Pontevedra. Lo mismo declara Lucía Toro cuyos desplazamientos en ambos servicios a Pontevedra no superan los ocho euros por viaje.

En Vigo sí que no hay duda. Así lo confirman Sara Fernández y Noelia Rodríguez, quienes afirman que todos sus compañeros ourensanos viajan, como ellas, en el servicio de vehículos Blablacar. «No conozco a nadie que vaya en tren o en autobús. El Blablacar es barato, cómodo y además te dejan cerca de casa, que es un punto muy favorable teniendo en cuenta que las estaciones de tren y autobús de Vigo están un poco a desmano», cuenta Fernández.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Cuando hay que echar cuentas para regresar a Ourense