Publicaba ofertas de trabajo ficticias para obtener datos cuyo destino se investiga

La Guardia Civil trata de esclarecer el destino de esa información personal, posiblemente para fines delictivos


ourense / la voz

Aunque no ha habido denuncia alguna por estafa, la Guardia Civil está investigando el proceder de un ourensano de 31 años, vecino de la capital, que en una página web de uso muy extendido y acceso común ofrecía puestos de trabajo inexistentes. Solicitaba currículos a las personas interesadas en esos supuestos puestos. Son varias las personas que enviaron datos personales. Al no tener base alguna las ofertas, sin existir ni las empresas ni los puestos que se ofertaban en la página web milanuncios.com, la Guardia Civil ha puesto en marcha una investigación para determinar la utilidad que el sospechoso podía encontrar a los datos que obtenía.

Descartado el cobro directo de alguna cantidad a las personas que trataban de acceder al puesto de trabajo, con el señuelo de algún anticipo para atender alguna gestión, las sospechas se dirigen al empleo de los datos personas para la comisión de otro tipo de delitos o fraudes. Contratos de servicios como el de una línea telefónica y la adquisición de un terminal de alta gama, o una compra aplazada en Internet con la identidad de otra persona, son actuaciones que caben con esa suplantación.

La entrega de datos personales puede incluir la numeración de una cuenta bancaria, al ser expresamente solicitado ese dato con la excusa de que resulte necesario para poder agilizar la contratación en ese ficticio puesto de trabajo ofertado.

El descubrimiento del proceder de este ourensano precipitó la intervención de la Guardia Civil, que lo identificó y ahora ha ampliado sus pesquisas para tratar de esclarecer los móviles de una actuación que esconde, con toda probabilidad, algún tipo de acción delictiva de mayor calado, que trasciende a la mera curiosidad de conocer datos de personas que buscan nuevos trabajos.

La posibilidad de que estos datos personales sean vendidos a terceras personas, para la comisión de otros delitos, es lo que trata de determinar la Guardia Civil, que ha encargado el asunto a la unidad especializada de policía judicial. No consta, por el momento, que se trate de estafas, como las que con relativa frecuencia se ven en los juzgados de Ourense, correspondientes a personas que compran algún efecto que ven anunciado en páginas de Internet, acaban fiándose y envían el dinero, sin recibir a cambio los objetos que creían haber comprado. Desde coches a material electrónico, el listado de efectos es notable, como amplia es también la relación de personas que se prestan, a cambio de una comisión, a transferir dinero a ciberdelincuentes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Publicaba ofertas de trabajo ficticias para obtener datos cuyo destino se investiga