El problema es el rural


Hay diversidad de opiniones sobre el origen del nombre del macizo de Trevinca, donde se encuentra la cumbre más alta de Galicia. Una de las teorías tiene relación con el hecho de que allí hacen frontera tres territorios: Galicia, León y Zamora. Lo cierto es que pocas diferencias existen entre los municipos ourensanos y los zamoranos con los que lindan.

Las protestas de los vecinos del municipio de Porto, que dicen que quieren ser gallegos, no deben llevarnos a engaño. Se quejan porque el gobierno castellano-leonés no ejecuta las infraestructuras que ellos reclaman, pero dudo mucho que las circunstancias fuesen a mejorar si de repente pasasen a depender de la Xunta de Galicia. De este lado de la frontera, las cosas no van mucho mejor. Recuerdo que hace trece años visité la aldea de Pradorramisquedo, en Viana do Bolo, porque sus vecinos iniciaron una campaña para pedir su anexión a Porto. La localidad zamorana les quedaba más cerca que la capital de su municipio y así tenían más accesible la atención médica. Y es que el problema no es pertenecer a Zamora o a Ourense; el problema es vivir en un entorno rural como este. Se trata de una zona que es, a ambos lados de la frontera, de difícil acceso, muy alejada de cualquier ciudad de importancia, con muchos atractivos naturales pero poca actividad económica. No nos engañemos, los vecinos de Porto no hacen el amago de venirse a Ourense porque piensen que aquí la Adminsitración les vaya a tratar mejor; lo hacen como medida de presión para conseguir la carretera que demandan. Y ojalá lo consigan.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El problema es el rural