Los bomberos de Ourense suman cien actuaciones contra velutinas

El 26 de julio, con nueve intervenciones, fue el día de más actividad en lo que va de año


ourense / la voz

Aunque no en todos los casos había nidos, ni tampoco todos eran de velutina, los bomberos de Ourense acumulan en lo que va de año un centenar de intervenciones originadas por llamadas que advertían de la presencia de avispas. En la plantilla de este colectivo profesional hay dos apicultores. Por eso, cuando se dispararon las alarmas sobre esta especie invasora, el punto de partida en la capital era sensiblemente mejor que en otros muchos otros lugares. Fue necesario, de todos modos, ampliar la formación interna, con el fin de poder ofrecer la respuesta más profesional a una situación inesperada. Retirar los nidos de avispas se ha convertido de unos meses a esta parte en una de las rutina del día a día, por encima de las alarmas por fuego en cocinas, o las aperturas de puertas cuando los inquilinos las olvidan. Julio y agosto están siendo los meses de mayor actividad, después de que personal del propio parque de bomberos, de la plataforma Stop Velutina, de la Universidad de Vigo y de la Asociación de Apicultores de Ourense hubieran ofrecido charlas informativas en colaboración con asociaciones vecinales.

Entre O Vinteún y Barrocás

El peor día del mes, que lo es hasta ahora de toda la temporada estival y del año, fue el 26 de julio. En una sola jornada, la estadística dice que los bomberos acudieron a nueve sitios. La primera salida, al cruce de la avenida de Santiago con la calle río Camba; la última, al número 20 de Barrocás. Entre una y otra, a la rúa Tres Fontes, a Cabeanca, al túnel de la calle Eulogio Gómez Franqueira, a la praza 1000, a la rúa do Regato, a la Volvoreta y a la Pablo Iglesias.

Los días 30 y 31 de julio también fueron de actividad constante, con trece alertas recibidas, que permitían cerrar el mes con 55 años intervenciones. En esas dos jornada tuvieron que desplazarse hasta Vilar de Astrés y Mende, pero también en área urbana, en el parque Miño, la avenida de Marín o la calle Ribeiriño.

En las calles Sáenz Díez, Reza, Xoán de Nóvoa y hasta en uno de los edificios del campus se consolidó un nido de avispa velutina. El miércoles de esta semana fueron cinco las salidas con el traje de apicultor, la última de ellas a una granja en Santa Cruz de Arrabaldo. Es la temporada de máxima actividad, pues, como aclaraban los ponentes en las charlas vecinales, las avispas mueren con el invierno. Octubre marca su declive. Las reinas resisten. Y con los primeros calores y la primavera recuperan su indeseable protagonismo.

Julio y agosto

Este año fue en junio cuando se empezó a notar la presencia de estos nidos y a resultar significativas en la estadística las intervenciones de los equipos de bomberos de la capital. Un caso el 22 de abril, otro el 15 de mayo y cuatro en el mes de junio -los días 11, 23, 25 y 27 en el colegio Manuel Sueiro, Irmáns Cudeiro, Noriega Varela y Marcelo Macías- dieron pasa a la mayor actividad en los meses de julio y agosto, que previsiblemente mantendrá cifras similares durante las próximas semanas.

Los ponentes de las charlas en asociaciones vecinales no dejaron de insistir en la conveniencia de revisar la finca antes de iniciar trabajos de tipo agrícola o de jardinería, no acercarse a menos de cinco metros cuando se sospeche de la existencia de un nido, no cortar el árbol si se ve en la copa y, en todos los casos, comunicar con el servicio de emergencias 112. Y esperar.

Seis nuevos trajes de apicultor para protección de los profesionales de este servicio

La experiencia como apicultores y el interés de dos de los integrantes del cuerpo de bomberos de Ourense ayudó en los primeros momentos. Los dos trajes que había en el parque eran suficientes ante situaciones muy puntuales como las que se presentaban hasta hace relativamente poco tiempo. El panorama es actualmente diferente. El equipamiento se mejorará con seis nuevos trajes de apicultor. Ya están en camino, dicen en los bomberos, que esperan disponer de ellos para este fin de semana.

Mientras, desde los servicios de emergencias y el Instituto de Seguridade e Saúde Laboral de Galicia, no dejan de insistir en que toda persona alérgica debe llevar consigo en todo momento la medicación necesaria para administrarse ante una picadura.

Protección y huida

Para el supuesto de que se produzca un ataque, lo mejor es huir y buscar refugio, proteger zonas sensibles como los ojos y, como detalla un folleto informativo, «teñen tendencia a picar na parte de atrás do pescozo, polo que se recomenda protexer esta zona coas mans ou roupa». Intentar eliminarlas y agitar los brazos no es buena idea, pues tanto los movimientos como el olor de las avispas esmagadas las atraen. Y, no menos importante, de acuerdo con los consejos de prevención para actuaciones en trabajos forestales, «se ves que alguén é atacado por velutinas, non te achegues a axudalo». Lo aconsejable, de acuerdo con la misma fuente, es llamar al 112 y seguir las indicaciones, mientras Emerxencias Galicia activa los protocolos de intervención antes accidentes consumados.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los bomberos de Ourense suman cien actuaciones contra velutinas