Diez meses para desatascar la ciudad

La aprobación de cuentas, el PXOM y la integración de la alta velocidad, los tres grandes retos pendientes

.

ourense / la voz

El semáforo publicado por La Voz sobre el grado de cumplimiento del programa del PP mostraba que a Jesús Vázquez y a su equipo le queda mucha tarea encima de la mesa de aquí al 26 de mayo del 2019. Diez meses para tratar de desatascar la ciudad y sus principales proyectos.

presupuestos

¿Acabará el mandato sin cuentas nuevas?

No se incluía entre las 200 promesas electorales del PP por qué se da por supuesto que un Ayuntamiento tiene que tener presupuestos actualizados. Sin embargo, el PP todavía trabaja con las cuentas prorrogadas que el anterior gobierno socialista aprobó en el 2014. En junio de este año fueron por primera vez a pleno para su votación. Llegaron al salón de votaciones sin consenso y fueron tumbadas por la oposición. El alcalde popular, Jesús Vázquez, avanzó ese mismo día que ya trabajaba en las del 2019. ¿Será el PP capaz de sacarlas adelante con el apoyo de algún grupo de la oposición? El reto... y la polémica están servidas.

alta velocidad

De la intermodal a la variante exterior. Se comprometía el PP en su programa electoral a liderar la entrada de la alta velocidad. Sin más concreción, la propuesta del PP entra en su fase decisiva. Los populares, de la mano de Xunta y Gobierno central, lograron sacar del cajón el proyecto de la estación intermodal de Foster. Retocada y con un precio rebajado hasta los 150 millones de euros, la primera fase de las obras -nueva terminal de buses y aparcamiento subterráneo- está previsto que arranquen este mismo verano. Queda por conocer el modelo definitivo de integración de esta pieza y también por licitar la variante exterior. De momento, los trenes llegarán por el trazado actual que divide la ciudad.

urbanismo

El PXOM, el reto imposible. Nadie lo va a confirmar oficialmente ni el gobierno de Ourense va a dar su brazo a torcer, pero a estas alturas del mandato y tal y como han evolucionado los acontecimientos es una obviedad es que esta corporación municipal va a ser incapaz de aprobar el nuevo plan de urbanismo. Ourense seguirá, por tanto, con un atasco urbanístico que lastra al sector y al desarrollo de la ciudad al estar la ciudad en manos de un plan desfasado que data de 1986.

El gobierno del PP ultima los informes que le permitan aprobar de manera provisional el documento a través de un decreto y sin necesidad de pasar por el pleno, donde carece de apoyos. Es una opción que la oposición censura, ya que considera que supondría robar sus competencias al pleno y ha advertido de que el caso podría acabar en los tribunales. Más allá de si se acaba aprobando provisionalmente y el documento llega a la Xunta para su examen, es que ni Democracia Ourensana ni PSOE -los dos partidos que tienen la llave para desatascar el urbanismo- están dispuestos a apoyar un plan que para Jácome está lleno de «pelotazos urbanísticos» y para Barquero ha sufrido un «cambiazo» por parte del actual equipo de gobierno sobre el que había dejado el PSOE encima de la mesa aprobado inicialmente.

otros retos

De los contenedores al centro de parques naturales. A falta de inauguración oficial, el albergue de peregrinos prometido por el PP y financiado por la Xunta es una realidad. Más demoras tienen otras infraestructuras que los populares se comprometieron a impulsar. Es el caso del centro de parques naturales, un esqueleto de hormigón abandonado a su suerte en plena zona termal. Pendiente de adjudicar se encuentra la reparación de los contenedores soterrados.

El gobierno ve tres años históricos y la oposición, incapacidad

No hay término medio entre el balance que hacen gobierno y oposición sobre el grado de cumplimiento del programa electoral con el que Jesús Vázquez se presentó a las municipales.

El alcalde popular califica de «históricos» los tres años que lleva al frente de la ciudad y cifra en 150 millones de euros las inversiones conseguidas en materia de infraestructuras para la ciudad -cita el albergue de peregrinos, reforma de los puentes, el campus da Auga, el Ecobarrio o la intermodal, entre otras-. «Todas estas inversiones no han caído del cielo ni son fruto de la buena suerte. Detrás de ellas hay un trabajo intenso», señala.

Jesús Vázquez entiende que los proyectos paralizados son, en gran medida, responsabilidad de la oposición. «Cuando la oposición no bloquea, Ourense avanza. Y siempre es este gobierno el impulsor, el motor de ese avance. El freno, el bloqueo es otro, y a la vista está».

En la oposición ven parálisis. Democracia Ourensana, a través de su portavoz Gonzalo Jácome, considera que el cumplimiento del programa es igual a cero. «Y la rebaja de impuestos ha sido gracias a Democracia Ourensana», matiza. Tampoco considera válido el argumento de que el PP está condicionado por gobernar en minoría: «No se le ha frenado nada».

El portavoz socialista, José Ángel Vázquez Barquero, concluye que el alcalde popular no solo no está cumpliendo su programa electoral, sino que «no está cumpliendo con las necesidades que tiene la ciudad de Ourense, que es aún más grave». Para Vázquez Barquero ese incumplimiento ya se ha trasladado a la calle y a los ciudadanos: «Cada vez es mayor el desagrado y el desencuentro de los vecinos con este gobierno. Vayas a donde vayas, las quejas son generalizadas».

«Ser alcalde non é un traballo de camisa, zapatos limpos e traxe para a foto diaria, máis ben é de camisa remangada e de zapatos sucios de pisar moita rúa». La reflexión es de Martiño Xosé Vázquez, de Ourense en Común, quien considera que la ciudad quedó paralizada en 2015.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Diez meses para desatascar la ciudad