Las familias ourensanas adoptaron a 348 menores desde el año 2000

Es la única provincia en que las solicitudes nacionales superan a las internacionales


ourense / la voz

Catorce hogares ourensanos despidieron el 2017 con un nuevo miembro llegado tras culminar con éxito un proceso de adopción. En ese mismo año, otras 17 familias residentes en la provincia presentaron la solicitud para iniciar un camino que, en muchos casos, está plagado de incertidumbres hasta lograr hacer realidad ese deseo de ampliar la familia adoptando a un menor.

La mayoría de esos nuevos solicitantes (14) han optado por la adopción nacional, frente a tres que se decidieron por la internacional. Esta es una tendencia que se repite en los registros desde hace casi dos décadas y que diferencia a las familias adoptantes ourensanas de las del resto de Galicia. Según el Portal Galego de Adopcións -que ofrece datos desde el año 2000-, de las 885 familias residentes en Ourense que iniciaron los trámites, 451 optaban a adopciones nacionales frente a las 434 que prefirieron el canal internacional. En A Coruña y Lugo, por ejemplo, la cifra de peticiones internacionales es más del doble que la de quienes prefieren un menor nacido en España. También sigue esa misma tendencia Pontevedra que en ese mismo período presentó 1.407 peticiones nacionales frente a las 1.941 de niños nacidos en el extranjero.

Sin embargo, una cosa son las solicitudes y otra las adopciones que culminan satisfactoriamente y, aunque las preferencias de los ourensanos estén claras en las peticiones iniciales, la realidad es que de los 348 menores que han encontrado un nuevo hogar en Ourense desde ese año 2000, hay 165 de nacionalidad española frente a 183 llegados de otros puntos del mundo. Etiopía, China o Colombia son los orígenes más comunes, seguidos de Rusia, Vietnam, Rumanía o Hungría; aunque el listado de países que han comunicado preasignaciones de menores en adopción a la Xunta es muy amplio.

Descenso de peticiones

Un análisis de los datos permite asegurar también que las coyunturas del momento económico tienen repercusión en esta trascendental decisión de las familias. De hecho, tras una década en la que la demanda sobrepasó con creces el medio centenar de solicitudes anuales -entre el 2003 y el 2006 se llegó incluso a superar las 80- en 2011 comenzó un descenso paulatino hasta quedarse, en el último ejercicio, en tan solo 17. Dentro de las dos opciones, la caída más evidente es para la adopción internacional, pero en este caso no se trata de una singularidad ourensana, ya que esta reducción está motivada en parte por los cambios normativos en los países de origen que, como en el caso de China, están limitando cada vez más la salida de sus niños fuera del país y potenciando la acogida dentro de sus propias fronteras.

También en Galicia ha habido cambios normativos recientes, como la ampliación de la diferencia de edad entre adoptantes y adoptado de 40 a 45 años, que se espera animen a más familias a dar el paso.

«Nos primeiros anos o movemento é a forma de comunicarse dos nenos»

Ana Cuiñas

A educadora Eva Gómez incide na necesidade de crear espazos para que os máis pequenos desenrolen as capacidades vitais a través do xogo

Eva Gómez foi a elexida por Manaia para desenrolar o obradoiro que se realizou onte no Centro Cívico A Ponte, onde fixo unha exposición de dúas horas sobre a importancia da creación dun ambiente de xogo único para os máis cativos e da psicomotricidade vivenciada.

-¿En que consiste exactamente o termo de psicomotricidade vivenciada?

-A psicomotricidade vivenciada é a creación dun espazo onde o neno poida efectuar todas as súas necesidades vitais a través do xogo e do pracer sen sentirse cohibido nin presionado por alguén.

-¿Cal é o obxectivo deste tipo de actividade?

Seguir leyendo

La asociación Manaia acompaña a los solicitantes en todo el proceso

En el año 2006 nació la asociación gallega de ayuda a la adopción, Manaia, con el objetivo de servir de punto de encuentro para apoyar a las familias gallegas que, o bien ya son adoptantes, o están en proceso o estudiando esta opción. Con este fin, además de proporcionar información y asesoramiento en casos concretos -sea cual sea el momento del proceso en el que estén- la entidad organiza charlas y talleres, como el celebrado ayer en Ourense, para proporcionarles herramientas con las que abordar las necesidades específicas de los adoptados durante las diversas etapas de la vida. Además de las familias, el colectivo se implica en la capacitación específica de otras personas implicadas tanto en el proceso de adopción como en el desarrollo de los menores; desde técnicos de las administraciones, a educadores o profesionales de la medicina.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Las familias ourensanas adoptaron a 348 menores desde el año 2000