El Concello abrió expediente a 29 menores por consumo de alcohol

El cierre de la Alameda diseminó la práctica del botellón por diferentes zonas


ourense / la voz

El botellón sigue vivo en Ourense. La instalación en la Alameda -lugar tradicional para la fiesta al aire libre de los jóvenes ourensanos- del edificio provisional de la praza de Abastos, no ha terminado con el consumo de alcohol en la calle. Lo que ha hecho ha sido trasladarlo hasta el casco antiguo y otros de puntos de la ciudad, sobre todo parques, diversificado a los jóvenes. Los fines de semana y vísperas de festivo, a partir de la medianoche, estas zonas se empiezan a llenar de jóvenes. Aunque también ocurre algunos jueves, como la semana pasada, cuando es época de fin de curso y de despedidas escolares. Aunque no son la mayoría, cada vez es más común encontrarse con menores ourensanos en este tipo de encuentros y, aunque algunos simplemente acuden como un acto social, en líneas generales la excusa es la de consumir alcohol. En lo que va de año, el Concello de Ourense abrió 29 expedientes por consumo de alcohol a menores. Se transformaron en multas que recayeron en sus padres o tutores, que pueden sustituir por la realización de un curso de concienciación -en el caso del Ayuntamiento ourensano lleva el nombre de Escolle-, o participando en acciones de voluntariado social. La edila de Sanidade, Sofía Godoy, explica que se trabaja en la posibilidad de implementar esa última opción, ya que puede ser más útil en el caso de los menores reincidentes. La mayor parte de los menores sancionados se encontraban en la Alameda y en la calle Chano Piñeiro (en el barrio de Barrocás). Pero también fueron identificados en las calles Manzaneda, Pena Corneira, Francisco Añón, Bispo Cesáreo, Paxaro, Praza Maior y el parque Avilés de Taramancos.

«Hemos notado que con la imposibilidad de celebrar el botellón en la Alameda, esta práctica se ha ido reduciendo. Es verdad que en algunos puntos de la ciudad se celebra, pero ahora se ven menos menores. Ahora están mucho más dispersos y algunos que antes acudían a la Almeda, aunque fuera por socializar, ya no encuentran un lugar fijo para hacerlo», señala la edila Sofia Godoy.

Una campaña para evitar que los locales usen como reclamo el consumo de alcohol

La ordenanza del botellón ya se encuentra en manos del grupo del gobierno, tras haber pasado por los servicios jurídicos, pero todavía habrá que esperar para que se apruebe. Una tarea que no es urgente, apunta la edila ourensana, porque existen otras normativas municipales que se pueden utilizar para atajar este problema Para confeccionar esta ordenanza, el Concello pidió la colaboración de colectivos de la ciudad. Uno de ellos fue Stop Accidentes que, desde el primer momento, abogó por su prohibición total, en un escrito consensuado por Fapa Ourense y dos profesoras del colegio Cardenal Cisneros. «Entendemos que el consumo a edades muy tempranas es un problema educativo que sale en primer lugar de los padres de los menores, pero no es menos cierto que el fenómeno del botellón, con la excusa de que los precios en lugares autorizados como los pubs son elevados, no puede justificar de ninguna manera que desde la Administración en este caso del Ayuntamiento de Ourense, se permita disponer de un lugar público de aglomeración donde se consuma alcohol», afirmaban en el escrito.

La venta de alcohol y los reclamos publicitarios son unos apartados en los que el Concello pretende intervenir. Sofia Godoy explica que se estudia la posibilidad de iniciar una campaña para evitar que los locales ourensanos utilicen en su redes sociales reclamos relacionados con el consumo de alcohol para animar a los jóvenes a acudir a sus establecimientos. «Creemos que hay locales que hacen un uso incorrecto en sus redes sociales. Y estaremos vigilantes», subraya.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El Concello abrió expediente a 29 menores por consumo de alcohol