El CHUO alerta del aumento de prácticas sexuales de riesgo

Los médicos advierten del papel que las drogas juegan en estos comportamientos


ourense / la voz

La alarma por el aumento de diagnósticos de enfermedades infecciosas de transmisión sexual ha llegado hasta el Complexo Hospitalario Universitario de Ourense (CHUO). En los últimos años se viene registrando en Galicia un incremento de estas enfermedades relacionado, directamente, con una nueva forma de consumo de drogas que prolongan la duración de las relaciones. Dichas relaciones sexuales se mantienen durante reuniones convocadas a través de redes sociales o aplicaciones móviles en espacios privados.

Celia Miralles, de la unidad de enfermedades infecciosas del Hospital Álvaro Cunqueiro de Vigo, puso el foco sobre una práctica -acuñada por sus siglas en inglés como chemsex- que se practica en Galicia con más frecuencia cada vez, tanto por personas heterosexuales como homosexuales, aunque abunda más entre este último colectivo social. «En el caso de los hombres que están recibiendo tratamiento para el VIH hay un problema añadido y es que los medicamentos que empleamos alteran el metabolismo de algunas de las drogas que se consumen en estas fiestas, por lo que pueden ser más potentes y hacer más daño a su organismo», incidió la experta.

Es muy difícil calcular una cifra aproximada de personas que puedan estar participando en estas quedadas -que en lugares como Madrid, Barcelona o Málaga ya están identificadas como un problema de salud pública- en ciudades con el número de habitantes que tiene Ourense. «Todos los datos que se tiene son de encuestas, pero sí se sabe que en determinados locales de ambiente o en alguna sauna se practica sexo de riesgo y se mueven drogas», señaló Miralles.

La edad media de las personas que practican el chemsex y el slamsex -modalidad en la que las drogas se inyectan en lugar de consumirse por vía oral o nasal- ronda los 35 años y se trata de perfiles con estudios universitarios, activos laboralmente y que buscan obtener placer, según afirmó Miralles.

Esta información la expuso la doctora en la decimonovena jornada de enfermedades infecciosas que organizó ayer el CHUO y que contó con la presencia de prestigiosos profesionales en el área de la medicina. Ricardo Fernández, jefe de la sección de Enfermedades Infecciosas del complejo hospitalario ourensano, subrayó que las ponencias se organizaron atendiendo a un aumento en el número de contagios de venéreas por estas prácticas. «Precisamente nas xornadas do pasado ano falamos das enfermidades de transmisión sexual e de novo este ano tratamos este tema en relación co chemsex, pola alarma que provoca o continuo ascenso de novos casos en todo o país», argumentó Fernández.

«Además, a los daños sobre su salud hay que añadir que se está generando una adicción a sustancias como la cocaína, la ketamina, el propper, el MDMA o distintos fármacos para la disfunción eréctil, entre otras. Y en ocasiones desconocen las drogas y la cantidad de las mismas que han ingerido», subrayó Miralles. «Debemos informar a los pacientes, sin juzgarlos, de los efectos de consumir o mezclar estas drogas. Más si cabe si ya están tomando retrovirales y el manejo de la situación tiene que ser interdisciplinar. Y la Xunta tiene que hacer más campañas dirigidas a todos los grupos de población que pueden verse sumergidos en estas prácticas», añadió la experta.

En esta línea, subrayó el hecho de que existan ya ciudades hasta las que los consumidores del chemsex se desplazan cuando no encuentran alguna fiesta en su entorno próximo, por lo que se trata de un problema global.

«También suele haber foros en los cuáles comentan si son portadores del VIH para estar identificados o si toman la profilaxis prexposición, que se trata de la medicación para enfermos de VIH para las personas con alto riesgo de contraer la enfermedad, reduciendo así sus posibilidades de infectarse, pero la compran por Internet y sin control porque en España todavía no se vende», apuntó la doctora.

«El 94 % de los pacientes con hepatitis C se han curado con los nuevos fármacos»

La jornada de enfermedades infecciosas, organizada por el CHUO, también trató aspectos como los nuevos fármacos biológicos y el riesgo de infección, en una ponencia a cargo de José María Aguado -del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital 12 de Octubre-, y las herramientas clínicas diseñadas para la eliminación de la hepatitis C.

En esta última ponencia intervinieron la doctora María Buti Ferret y el doctor Rafael Esteban Mur, que destacaron la eficacia de los tratamientos que hoy en día se recetan a los pacientes infectados por el virus. «Tenemos herramientas suficientes para eliminar la enfermedad y el reto ahora está en diagnosticar cuanto antes», expuso la doctora. «Además, los nuevos tratamientos permiten que los pacientes puedan estar polimedicados para la diabetes, la hipertensión u otros problemas que se derivan de la infección, con una sola pastilla», apostilló.

Ambos profesionales remarcaron que España trató, el año pasado, a 100.000 pacientes con una alta tasa de éxito. «Un 94 % de los pacientes han eliminado el virus y se han curado, pero para los que todavía siguen enfermos hay un tratamiento triple que dura doce semanas y que tiene una tasa igual de alta de curación», reseñó Buti Ferret.

«No basta con tener unas herramientas excelentes desde el punto de vista farmacológico para eliminar la infección y la OMS ha instado a que en el año 2030 el 90 % de las personas infectadas estén identificadas. Esto es lo primordial si se quiere erradicar la hepatitis C», finalizó el doctor Mur.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El CHUO alerta del aumento de prácticas sexuales de riesgo