Nuevo recinto, nueva mentalidad

Los placeros esperan que la instalación de la Alameda sea un revulsivo para el sector


ourense / la voz

La cuenta atrás para la apertura de la nueva instalación de los placeros ourensanos ya está en marcha. El próximo 22 de junio se prevé la apertura oficial del edificio provisional que en los últimos meses se ha construido en la zona central de la Alameda. Serán 1.552 metros cuadrados destinados a la venta de pescado, carne, frutas, verduras, pan, quesos y otros productos del rianxo en el que tendrán cabida un total de 47 puestos. Además, se incluyen tres cafeterías.

Esta semana los trabajadores daban los últimos retoques a la nueva plaza, en la que los comerciantes ya han empezado ha acometer sus propias reformas. La mayoría tendrá que comprar maquinaria porque el puesto que se les ha asignado tiene dimensiones distintas al que hasta ahora regentan en el edificio antiguo, pero la mayor parte ve este desembolso como una inversión que les garantizará mayor negocio. «Para nosotros era una necesidad poder disponer de una ubicación más moderna, con mejores accesos, queremos dar un servicio adaptado a las necesidades del siglo XXI y creemos que a partir de ahora vamos a poder hacerlo», asegura una placera.

Dentro de ese cambio de mentalidad que los empresarios del sector quieren mostrar a los consumidores -a los de siempre y a los que esperan atraer- se encuentra un nuevo horario, que les permitirá captar mucho más público que hasta ahora.

También por la tarde

Así, todos han acordado abrir sus puestos también por la tarde, desde las seis hasta las nueve de la noche. Por la mañana, los comerciantes subirán la persiana de sus negocios a las siete de la mañana y permanecerán abiertos al público hasta las dos de la tarde, como venían haciendo hasta el momento.

Un proyecto de 700.000 euros cuyo tiempo de uso es incierto

La instalación provisional que desde el pasado mes de julio se ha construido en el paseo central de la Alameda, cuyo uso como zona de ocio y paseo por parte de los ourensano queda notablemente reducido, ha supuesto una

inversión para las arcas municipales de 700.000 euros. Eso sí, se trata de una estructura reversible que, al menos en teoría, podría ser reutilizada para otros fines por parte del Concello de Ourense.

Según las previsiones actuales los placeros ocuparán este espacio durante 22 meses, tiempo durante el que se prolongarían las obras de reforma del edificio antiguo, que se cerrará en menos de tres semanas. Eso sí, las obras aún no se han licitado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Nuevo recinto, nueva mentalidad