Ourense diseña un sistema que detecta durante la endoscopia si un pólipo de colon es cancerígeno

Fina Ulloa
fina Ulloa OURENSE / LA VOZ

OURENSE CIUDAD

MIGUEL VILLAR

El proyecto, que preparan médicos del CHUO e informáticos del campus, mejorará la detección del cáncer

29 may 2018 . Actualizado a las 12:42 h.

El cáncer colorrectal es el tipo de tumor oncológico más frecuente entre la población en general, pero también es uno de los que mejor se puede prevenir gracias a la detección de la lesión precursora de la enfermedad: los pólipos. En la actualidad, las colonoscopias que se utilizan como método diagnóstico para observar el interior del intestino permiten retirar en ese mismo acto esos pólipos. Sin embargo, las técnicas de visualización existentes hoy por hoy tienen una capacidad limitada, lo que obliga a eliminar prácticamente todos los pólipos que el endoscopista es capaz de ver durante la prueba para enviarlos a analizar en los servicios de anatomía patológica, donde se confirma la histología de los mismos y se define su grado de malignidad o se desecha que lo tengan.

Este proceso puede cambiar en menos de dos años si se materializa el proyecto bautizado como Polydeep, ideado por el grupo de investigación Sing (Sistemas Informáticos de Nova Xeración), coordinado por el catedrático Florentino Fernández, de la Escola Superior de Enxeñaría Informática del campus de Ourense, y el equipo de investigación en oncología digestiva, Giodo, integrado por los especialistas digestólogos del Complexo Hospitalario Universitario de Ourense y liderado por Joaquín Cubiella. El proyecto -que recibirá 127.171 euros del Ministerio de Industria, que lo ha seleccionado por su interés sanitario y su carácter innovador- desarrollará un sistema informático basado en inteligencia artificial, capaz de detectar y clasificar en tiempo real las lesiones.

«La mayor parte de los pólipos no se van a malignizar, pero los tenemos que quitar para saber qué son, lo que conlleva un coste adicional en la técnica y en el análisis. Por otra parte hay pólipos muy pequeños que pueden pasar desapercibidos para el ojo del colonoscopista, incluso del muy experto, y que, sin embargo, pueden tener un cáncer invasivo dentro. Si eso lo supiéramos ya durante la colonoscopia podríamos aplicar medidas más agresivas que evitarían una cirugía en el futuro», explicaba ayer Joaquín Cubiella.