Recaudan fondos para costear audífonos a un bebé de seis meses

La iniciativa intentará obtener el dinero recogiendo tapones

.

ourense / la voz

Edgar es un bebé de seis meses que no puede escuchar bien porque nació con un problema genético llamado hipoacusia congénita bilateral moderada severa. Solo percibe los sonidos de más de 70 decibelios.

«Los audífonos son más caros que los normales porque no le sirven los básicos de adulto y el precio total ronda los 3.500 euros», explica Mónica Prada, madre del niño. Incluyen una garantía por la cual se elaborarían nuevos moldes a medida que Edgar vaya creciendo y necesite otros de mayor tamaño.

«Mi hijo mayor tiene el mismo problema pero a él se lo diagnosticaron más tarde porque cuando tenía dos años probamos a tirar unas llaves detrás de él y no lo escuchó. Y en su caso fue peor porque del oído izquierdo no tenía nada de audición. Tras realizarle un implante en Madrid ahora solo necesita audífono en el derecho», cuenta la progenitora. En el caso del pequeño de seis meses las pruebas ya se le realizaron al poco de nacer por la predisposición genética.

«En la residencia le harán un seguimiento para ver si empeora o mejora, aunque esperamos que con los audífonos sea suficiente», añade la madre sobre el bebé.

La Seguridad Social sufraga una parte del coste de los audífonos pero los padres no pueden hacer frente al resto así que la Fundación Amigos de Galicia ha puesto en marcha una campaña de tapones para recaudar los fondos que requiere el encargo de los aparatos que mejorarían la calidad de vida del pequeño. Necesitan alcanzar las 5.775.434 unidades para costear la parte no subvencionada. El dinero recaudado no será ingresado en ningún momento a los padres, sino que irá destinado directamente a sufragar los gastos en el centro auditivo donde se comprarán los audífonos.

Los establecimientos colaboradores en los que se pueden entregar los tapones están disponibles en la página web de la entidad (https://www.fundacionamigosdegalicia.org/) que promueve la iniciativa y también se podrán llevar a la sede de la entidad en la avenida de Portugal.

Justo ayer, cuando se daba a conocer esta nueva campaña, trascendía el fallecimiento de una niña de Ourense para la que también se recogieron tapones en varias campañas. Se trata de Iria, del municipio de Taboadela, que sufría una enfermedad congénita denominada síndrome perisilvano bilateral que le provocaba una discapacidad del 86%. La dolencia le generaba un retraso madurativo, epilepsia y microencefalia. La enfermedad requería diversos tratamientos de rehabilitación y logopedia para los que también se recogieron tapones por ser escasos e insuficientes los que ofrecía la Seguridad Social.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Recaudan fondos para costear audífonos a un bebé de seis meses