«Es muy bueno que salgan científicos en el cine, y no solo policías y abogados»

Los físicos Luis Romaní y Diego González han colaborado en la última película de Mateo Gil

.

ourense / la voz

No es habitual que en el cine se hable sobre ciencia o que quienes se dedican a ella sean protagonistas de las películas. Pero hay excepciones, y cada vez más. Una de las más recientes es el trabajo del director español Mateo Gil, conocido también por haber sido guionista en numerosas películas con Alejandro Amenábar. Las leyes de la termodinámica, estrenada en los cines el pasado mes de abril, es una comedia con estructura de documental en la que se intenta aplicar los principios de esta ciencia -la termodinámica es la parte de la física que estudia la acción mecánica del calor y las restantes formas de energía- al romance.

Y para rodarla con el máximo rigor, el director canario necesitaba contar con el asesoramiento de quienes más saben del tema. Ahí es donde entraron dos de los integrantes del Laboratorio de Termofísica del campus de Ourense: Luis Romaní y Diego González. «Nos llamaron hace unos meses de una empresa que hace atrezzo para el cine e iba a trabajar en esta película», cuenta González, que explica que, concretamente, lo que necesitaban era una pizarra para una escena de la película y también una pantalla de ordenador.

.

Este docente e investigador, precisamente, se encargó de trabajar en la pantalla, en la que se debía ver el desarrollo de una tesis doctoral. «Hice una simulación como las que realizo habitualmente, con gráficos y datos, pero finalmente no la utilizaron, aunque no sé si les sirvió de inspiración para alguna escena», explica el científico ourensano.

El día del estreno

En realidad, ni el ni Romaní, que se encargó de hacer la pizarra, sabían si sus aportaciones se incluirían en el metraje final, así que el día del estreno, el pasado 20 de abril, se compraron entradas para ir al cine y comprobarlo. Fue entonces cuando descubrieron con satisfacción que la pizarra sí aparecía. «Salía tal cual se la mandé yo, con mi letra y todo lo que había escrito en ella», explica el catedrático de Física Aplicada, contento de haber podido colaborar con el cine, algo nuevo en su larga carrera profesional. Recuerda que tuvo incluso la oportunidad de hablar con Mateo Gil. «Quería que todo fuera muy verosímil; me explicó lo que necesitaba y cómo quería que lo hiciera, me pareció que controla mucho del tema y que se toma su trabajo muy en serio», cuenta el docente -hoy profesor emérito en el campus ourensano- que asegura que el resultado final de la película, en la parte científica, es muy veraz. «Se intenta ver las aplicaciones en la vida diaria que puede tener la física, y todo lo relacionado con la ciencia es real», garantiza el experto, que desarrolló un problema en el que se calcula la entropía molar del gas krypton. En la película, el actor José María Pou es el profesor que se encarga de explicarlo a los alumnos.

Primera incursión

Para ambos profesionales esta ha sido la primera colaboración con el mundo del cine, un hito del que se muestran orgullosos, sobre todo por haber podido ser partícipes de un trabajo en el que se divulga y se pone en valor el trabajo científico. «Es muy bueno que haya físicos o científicos en general protagonizando películas, ya está bien de que todos sean abogados o policías», advierte Romaní, que asegura que desde que se emite en televisión la serie de ficción Big Bang Theory, protagonizada por físicos, se han incrementado las matrículas en las escuelas de una rama que se impartió en Ourense hasta el año 2009.

Quienes hayan visto la película y se hayan quedado hasta el final, habrán podido comprobar que en los títulos de crédito, en el apartado de agradecimientos, aparece el laboratorio de Termofísica del campus de Ourense. Para los investigadores, al igual que para sus compañeros, eso supone un enorme orgullo. «Aquel día fuimos los últimos en salir de la sala, queríamos saber si apareceríamos, y así fue; nos hizo mucha ilusión», cuenta Diego González. El director llegó incluso a invitarlos al rodaje, que se desarrolló en Barcelona, pero les fue imposible acudir por cuestiones de trabajo. Tal vez la próxima vez...

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

«Es muy bueno que salgan científicos en el cine, y no solo policías y abogados»