Más de 30.000 ourensanos no tienen una oficina bancaria en su municipio

La población sin acceso a un banco en su pueblo ha crecido un 90 % desde la crisis

.

ourense / la voz

La crisis económica ha supuesto una fuerte reestructuración del sistema bancario nacional que ha causado una fuerte reducción de la red de oficinas. Hay, de todas formas, territorios en los que ese recorte se ha notado más que en otros y la provincia de Ourense está entre las más afectadas del panorama nacional.

De hecho, la disminución, entre los años 2008 y 2017 ha sido del 46 %, lo que supone que casi la mitad de las sedes que existían antes de la recesión han cerrado sus puertas definitivamente. En España solo han superado este porcentaje las provincias de Barcelona, donde se clausuraron el 54 % de las sedes; Girona y Tarragona, las dos con un 49 % menos; y Zaragoza, donde la crisis se llevó por delante al 47 % de las oficinas.

Así las cosas, en la provincia se ha pasado de las 374 sedes que existían en el año 2008, lo que representaba una media de cuatro oficinas por cada ayuntamiento, a 201 al cierre del año 2007. Esa reducción en 173 de las instalaciones bancarias en nueve años supone que ahora la media por ayuntamiento está en dos sedes.

La sangría, no obstante, ha afectado a todo el territorio nacional, que en los últimos tiempos ha visto como se clausuraban el 40 % de oficinas que se encontraban operativas. Así, se ha pasado de 45.662 a 27.320, de las que 1.553 están en Galicia. De acuerdo con la distribución actual, Ourense queda con la red de sucursales más reducida de toda la comunidad.

Y es que ahora son muchos los ciudadanos, sobre todo los que residen en las zonas rurales con más problemas de despoblación, que se han quedado sin acceso a los servicios bancarios, al menos en lo que respecta a la atención personal. Así lo evidencian también los números del estudio publicado recientemente por el Instituto Valenciano de Estudios Económicos, Ivie, que utiliza datos del Banco de España. Según ellos, el número de ayuntamientos que a día de hoy no disponen de acceso a ninguna oficina bancaria es en Ourense de 26, con una población afectada de 30.310 usuarios.

 Población envejecida

Aunque es sabido que de un tiempo a esta parte han mejorado las condiciones para que los clientes de bancos y cajas de ahorro puedan realizar cualquier trámite a través de Internet, en un territorio altamente envejecido como es Ourense, el recorte de oficinas ha provocado, sin duda, que muchos vecinos, sobre todo los más mayores -los que a priori tienen más dificultades con las nuevas tecnologías- tengan que coger el coche para realizar gestiones que antes podía hacer en su pueblo. En esta situación están a día de hoy el 10 % de los habitantes.

Y es que casi una tercera parte de los ayuntamientos, el porcentaje exacto es del 28,3 %, ya no disponen de una sede física, tratándose sobre todo de localidades en las que la población ha ido descendiendo de forma paulatina y donde ya no resulta rentable para las grandes entidades bancarias mantener personal e instalaciones. Antes de que las cifras económicas saltaran por los aires y empezasen las dificultades para todos, incluso para los bancos y cajas de ahorros, esto era casi impensable y, de hecho, el incremento de población sin acceso a una oficina bancaria ha sido del 90 % en nueve años. A nivel nacional, ese porcentaje ha sido del 42 %, pero en provincias como Castellón se ha disparado por encima del 600 %. Si nos fijamos en Galicia, hay 34 localidades sin sedes, lo que representa el 13 % del total y afecta a 61.605 gallegos.

Solo un banco o caja

Asimismo, es significativo que en 37 localidades solo exista un único tipo de entidad, en concreto una caja de ahorros, lo que afecta a una población de 54.532 ourensanos, que ven reducidas sus opciones a elegir. Son, en porcentaje, el 40,2 % de los ayuntamientos los que se encuentran en esta situación, en los que reside el 17,3 % de la población total de la provincia.

En cuanto a los bancos, su penetración es mucho menor en los municipios pequeños y, de hecho, solo hay dos localidades en la provincia cuya única sede financiera es de este tipo. Esto afecta a 2.516 ciudadanos.

Abanca es la que dispone de la mayor red de oficinas de toda la provincia

 Abanca es la que tiene una mayor presencia en Ourense, tanto en las zonas urbanas como en el rural. La heredera de las antiguas Caixa Ourense y Caixa Galicia dispone actualmente, según datos de la propia entidad y tras las últimas reorganizaciones, de dieciocho sucursales en la ciudad de Ourense, una cifra a la que no llega ninguna otra financiera. En cuanto al total provincial, son cerca de 90 las oficinas que están operativas, siendo esta empresa la que mayor cobertura da a los clientes ourensanos. Además, la entidad tiene varias oficinas móviles para dar cobertura a municipios en riesgo de exclusión financiera, a los que se desplazan una o varias veces por semana. Se trata en todos los casos de localidades de menos de 1.500 habitantes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Más de 30.000 ourensanos no tienen una oficina bancaria en su municipio