La Oroziana de Jesús Otero-Yglesias

El artista realiza un proyecto interventivo y específico para la sala Alterarte del campus de Ourense


ourense

«Se han tumbado los espejos en el suelo para ver si había más ojos en el techo». Carlos Oroza.

«Ser un lugar» constituye un proyecto de intervención especifica del espacio Alterarte del campus de Ourense a través del trazado llevado a cabo por el reconocido artista Jesús Otero-Yglesias bajo el comisariado de la doctora en arte contemporáneo y experta comisaria independiente Monse Cea, cuya intensa actividad profesional acredita su compromiso con el arte contemporáneo desde un posicionamiento critico que aporta nuevas líneas de investigación y experimentación desde su eminente formación y aguda sensibilidad; en la creación de proyectos y comisariados tan revolucionarios como para la USC, Nivel fértil o Bosque 2050 para el artista Xurxo Oro Claro.

A través de Ser un lugar Jesús Otero-Yglesias, plantea una reflexión sobre el lugar que en la industria del arte ocupa el creador frente a los intereses, manipulaciones, invisibilizaciones, metalizaciones y fluctuaciones del mercado, críticos, galerías y superestructuras ajenas al artista. Extremismo operacional antidogmático. Trabajos de crítica institucional desde la dialéctica para replantear los modelos de exhibición en un espacio expandido que rebasaría los muros del museo y desacraliza el carácter aurático de la obra de arte.

Otero-Yglesias dialoga con el espacio intervenido como una constante en sus producciones investigando las relaciones que se generan entre la obra de arte, el espectador y el creativo y las funciones, interacciones y disfunciones que surgen entre la obra y el contenedor museístico. El espejo de la globalización cultural y la crítica al capitalismo como leitmotiv de su trabajo.

Ser un lugar constituye un discurso poético apuntalado sobre jambas verticales u oblicuas que, como un bosque de columnas insinúan el semisacro espacio-camino. Recorrido vehiculado por la palabra interpretada como reverberación de sonidos en voz alta, el objeto poético del surrealismo descontextualizado. Contemporánea expresión de una sala hipóstila, reservado haram, madapa de la India o apadana persa. Espacio sagrado de rituales de magia propiciatoria que como en otras acciones en las que interviene Montse Cea tienden a rebasar el espacio expositivo, expandiéndose hacia otras zonas e interviniéndolas.

El poder de la palabra a través de un camino de versos del poeta Carlos Oroza convertidos en manifiesto de palabras fundentes, eslóganes desordenados y coherentes, estructura abierta y arquitrabada y sin embargo espacio íntimo con el misterio casi arqueológico en la ilusión del descubrimiento que prescinde de las paredes como soporte y paradójicamente espacio cerrado que la memoria conecta y singulariza otorgándole una nueva identidad que transforma en no-lugar, en espacio de tránsito multidireccional. Versos sin exceso retórico, afilados y desnudos de arista dura con el sentido ascensional de los puntales, las letras surgen como consignas acrílicas desde el soporte de madera. Encrucijada de versos. Distopía. El artista convierte al espectador en actor en extraño flanêur de una escenografía ilusionante de una naturaleza idealizada.

Por primera vez y en este caso dentro del programa Estado Crítico 12 curadores 12 artistas de la sala Alterarte ideado por Xosé M. Buxán Bran fue el artista quien eligió a Monse Cea como curadora y la primera exposición que inaugura este ciclo que concluye en 2019. A través de este proyecto se pretende equiparar el trabajo del comisario con el del artista subrayando la colaboración de ambos en cada proyecto. A través de la larga trayectoria artística de Jesús Otero-Yglesias se mantienen las reflexiones sobre los mecanismos de percepción y recepción de la obra mediante cierta visceralidad intelectual que simultanea presente y memoria colectiva, procesos y referencias acerca del objeto poético surrealista como elementos propios de nuestra cotidianidad que se transforman en canales de expresión artística al ser suprimidos sus referentes contextuales.

Expresiones de lo inaccesible, elementos alienados de certeza lógica que adquieren a través de la emoción múltiples respuestas a su realidad, objetos que no son nada ni dentro ni fuera del poema sin las reprocidades afectivas de la percepción. Pautas que son órdenes en forma de poema. Claves surgidas del azar objetivo. Una revisión del ready-made de Duchamp; a Kounellis en la síntesis textil como esencia humana y a Boltansky, Bruce Nauman, Gabriel Orozco bajo el espíritu incorruptible de Beuys.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La Oroziana de Jesús Otero-Yglesias