Pancartas


Se preguntaba este fin de semana un sindicato de funcionarios de justicia por qué Jesús Vázquez, el alcalde popular de Ourense, había asistido a la manifestación de policías y guardias civiles que reclaman la equiparación salarial con quienes en otras comunidades cobran más que ellos por el mismo trabajo. Y, de paso, también se preguntaban por qué el regidor de la capital no mostraba idéntica solidaridad con ellos. Es fácil suponer que el mismo sindicato se iba a contestar unas líneas más abajo, sugiriendo que había una clara diferencia: el dinerito para los policías llega de Madrid, luego se puede reclamar, y el que piden los trabajadores de justicia se gestiona en Santiago, por lo que casi sería mejor mirar para otro lado, no vaya a ser que le parezca mal a algún conselleiro. Apoyo a la equiparación de otros colectivos de funcionarios, decía el sindicato, menos a los que dependen del propio PPdG. Vaya vaya, así que era eso...

Juntos, pero no revueltos, dicho sea de paso, salieron de manifestación el alcalde de Ourense y el portavoz municipal del PSOE, que bien podían intentar ponerse de acuerdo en asuntos domésticos, que es lo que esperan sus votantes (y vecinos, en general). Los gestos para la galería no resuelven los asuntos que dependen de su gestión o de su capacidad de diálogo, sea entre ellos o con otros. Seguramente los funcionarios de los cuerpos de seguridad del Estado habrán valorado la presencia de los dos políticos locales en su convocatoria. Nada aporta, pero ahí queda. Lo malo son los agravios que otros ven, ya sean los funcionarios de justicia o los policías locales de la capital, que tienen sus propias pancartas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Pancartas