Eso de tener hijos


Nuestras abuelas tenían hijos probablemente porque sí, porque los mandaba, según los casos, Dios o la naturaleza. Y probablemente los tenían sin pensárselo tanto como nos lo hemos pensado sus nietas, de forma generalizada. A lo mejor el desierto demográfico en el que nos estamos convirtiendo convendría regarlo con lo que ellas piensan, con su opinión sobre por qué no tenemos hijos o no los suficientes para conseguir que Ourense deje de estar en riesgo de desaparición por inanición demográfica. Estoy segura de que mis abuelas no vivieron mejor que yo (vivir mejor no significa ser más feliz) porque les tocaron años duros que lo eran más con cuatro, cinco o seis hijos. Así que su voz resultaría autorizada para desentrañar ese jeroglífico existencial que se ha convertido en el mayor problema de Galicia. Voz autorizada es también, o se le supone, la de la ourensana Miri Barreira, que es la alta comisionada del Gobierno ante el reto demográfico. Ahí es nada. No me quiero imaginar el bajón que le da cuando revisa las cifras y cuando piensa en las soluciones porque fácil, precisamente fácil, no lo tiene. El índice de renovación de generaciones es de 2,1 hijos (o tengo 0,1 hijos más o hago media con mi amiga Carmen, que tiene tres) y en Galicia estamos en 1,1. Hagan sus cálculos.

Como parte de la solución es conocer el problema llevamos, como sociedad, mucho tiempo preguntándonos por qué tenemos hijos o por qué los dejamos de tener; por qué tenemos tantos y no más. Viendo cosas que se ven, es mejor que todo el mundo se lo pregunte y tenga muy clara la contestación. Pero lo cierto es que no es un respuesta fácil de dar sobre todo cuando ya tienes contigo a los amores de tu vida. Cualquier frase resultaría frívola. Pero siempre hay pistas que te ayudan a hacerte una composición de lugar. El primer año que mis hijas fueron a la guardería, de la Xunta, cerraba a las siete. Al año siguiente, cerraba a las seis. Difícil hacer equilibrios así. Aunque también lo es cuando, metiéndote un marco de fotos en el bolso, se justifican, con cara de buenas, diciéndote: «Es para que lo mires en el trabajo cuando quieras».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

Eso de tener hijos