Solidaridad


Sé que no les cuento nada nuevo si recuerdo que las entidades sociales, esas que se ocupan de paliar las necesidades de los más vulnerables, han perdido en los últimos años más de la mitad de sus ingresos. Y tampoco les sorprenderá si les digo que, a pesar de ello, esos colectivos sociales son los únicos que no se han escondido detrás de esa realidad económica para mermar sus servicios o las cifras de los que se benefician de su trabajo. En Ourense hay ejemplos de sobra de esa resistencia numantina al desaliento que parece germinar en estas entidades. Una resistencia que ha sido posible gracias a la solidaridad de los ourensanos que en los últimos años, no se sabe muy bien cómo, han respondido de forma generosa a todas sus peticiones de ayuda para poder seguir desarrollando su labor. Sin embargo hay un peligro al que se enfrentan ahora que empieza a calar en el sentimiento general la sensación de que la crisis ha terminado y ya todo vuelve a ser bonanza. No lo es para ellos que siguen con las ayudas publicas que reciben para llegar a donde las administraciones no llegan, recortadas. A esas entidades el «ya pasó» les suena a engaño. Un poco como cuando ese «ya pasó» salía de la boca de nuestra madre para intentar enjugar las lágrimas y la llantina desconsolada tras despellejarnos la rodilla contra la acera. Nosotros queríamos creerla, pero lo cierto y verdad era que la herida seguía sangrando. En la sociedad ourensana también hay una herida abierta por la crisis. Por eso, ahora que parece que el entusiasmo consumista nos invade, les pediría que, aunque disfruten del blackfriday y del cibermonday, dejen algo para la solidaridad.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Solidaridad