«En el disco hay amor, humor y crítica para reírse de uno mismo»

El grupo ¡Abuela te quiero! busca que la gente baile con sus canciones y llegar a todos los públicos

;
El grupo de música Abuela te quiero! saca su primer disco Los componentes, todos ourensanos, mandan un saludo a los lectores de La Voz

ourense / la voz

«Queríamos algo que sonara en femenino y estuvimos dándole vueltas a varias opciones: los tutús, sabuesa, los guisantes y al final salió Abuela te quiero!», explica César, El Pana, (batería y voz) sobre cómo se les ocurrió el nombre del grupo. Descartaron bizarradas y el inglés por completo para darse a conocer. David Soprano (guitarra y voz) aclara: «Hay que pronunciarlo como si fuera un grito de guerra».

Estos tres ourensanos empezaron quedando para ensayar hace unos meses y desde el primer día que se juntaron ya salieron temas. «El orden de las canciones en el disco está muy pensado para que no se corte el rollo por el medio», apunta Óscar Vázquez (guitarra, bajo y coros). «Hay una canción que al final no incluimos en el disco pero que sí forma parte de nuestros directos. Lo que pasa que no entraba ni con pegamento con los otros temas», explica César sobre la lógica que han seguido para presentarse en la escena musical.

Una ojeada a la portada de su primer trabajo -un tenista que golpea un huevo con una sartén- hace intuir cierta retranca que avala la primera escucha. Letras fáciles de recordar y ritmos contagiosos con los que es difícil resistirse a la tentación de hacer el tonto frente a un espejo -quien lo probó, lo sabe-. «En el disco hay amor, humor y crítica para reírse de uno mismo. Es bailongo y para disfrutar», describe César.

A preguntas que podrían incomodar, responden con bastante seguridad. «Ninguno de los tres va con el pito por fuera y las letras son de coña», aclara David sobre un tema en el que cantan: «Báilame cerca mujer que no te voy a morder». Y es que, en estos tiempos en los que algunos ayuntamientos elaboran listas de canciones que prohíben por lo que dicen las letras o por cómo lo dicen, la autocensura puede hacer acto de presencia en los estudios de grabación y sobre los escenarios. «Ese estribillo, precisamente, es una burla a los típicos tíos que se pasan la noche baboseando, no tiene para nada el sentido que se puede encontrar en una canción de reguetón en la que el que canta dice: ‘ven aquí que te voy a conquistar’», aclara César.

El postureo en las redes sociales también es el protagonista de una de las nueve canciones del disco. «Superhéroe va un poco de eso, de gente que es normal y en Instagram parece alguien del Bronx posando -bromea David- lo que pasa es que algunos creen que hasta cuando vas a comprar el pan tienes que ir con actitud de ‘soy el puto amo’».

El 14 de noviembre salió a la venta este primer trabajo que también está disponible en varias plataformas gratuitas como Spotify o Bandcamp. «La gente que piense que nos lo merecemos, va a pagar por el disco. Además lo que hicimos fue, antes de grabarlo, dar dos conciertos para financiarlo. Gracias a los bolos a los que la gente vino, ahora tenemos esto entre las manos», subraya César. Los tres confiesan que buscan ser coherentes con la forma en la que ellos mismos consumen productos de la industria musical. «Tampoco nos hemos gastado tres mil euros en esto y la mejor manera que tienes de que te conozcan es regalar la música», apunta David.

«Es mucho más difícil hacer algo sencillo que enredarse con arreglos o hacer cosas más técnicas. Lo complicado es llegar a todo el mundo», considera Óscar. Y es que si se les pregunta por su seña de identidad dudan un poco al principio pero lo primero de lo que reniegan es de un producto críptico. «Buscar la sencillez de manera premeditada es muy difícil, tienes que ir probando y simplificando», expone. Estarán tocando en el Tato Fest, en Ourense, el 23 de diciembre.

«Los grupos gallegos trabajan con muy buen rollo y ganas de reventar el escenario»

Galicia siempre ha estado en el mapa de la escena musical. Los grupos y solistas que han brotado del noroeste de la península, además, suelen llevar en los genes que regulan su personalidad algo que los hace diferentes a los del resto del mapa. «Cuando nos hacían entrevistas, con otro de los grupos con los que estuve en Madrid, siempre nos preguntaban que por qué salían tantos grupos de aquí y que sonaban tan bien», recuerda César. David cree que la explicación se puede atribuir a que también hay un circuito de salas en el que ampararse. «Y por suerte también un público con ganas de música», añade consciente de para quién se trabaja.

Pero también es cierto que la actitud ayuda a ensanchar o estrechar el camino. Directos como el de Novedades Carmiña, Familia Caamagno, Terbutalina o Kings of the Beach generan grandes adeptos en pequeñas salas. «Es cierto que hay de todo, como en todos lados, pero por lo general, los grupos gallegos trabajan con muy buen rollo y con ganas de reventar el escenario. Y eso la gente lo nota», finaliza César.

Quiénes son

Ourensanos. Los tres nacieron en la provincia: David Soprano (1985) y Óscar Vázquez (1984) en Ourense ciudad, mientras que César, El Pana, (1990) es de O Carballiño.

Precedentes. Antes de integrar este grupo formaron parte de otras bandas como Uppercut, Belöp o Avecrem, pero poco a poco todo se confabuló para que terminasen siendo un trío.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

«En el disco hay amor, humor y crítica para reírse de uno mismo»