Antonio Sieiro Rivas: «El ozono es un desinfectante natural»

En septiembre entró en vigor la normativa que regula el sector de la ozonificación


ourense / la voz

En los últimos años el ozono se ha colado en nuestras vidas. Se habla de los diversos usos del ozono médico, de ozonoterapia para tratamientos de belleza, de su utilidades industriales... Pero ¿de dónde sale tanto ozono; cómo se fabrica, quién lo distribuye? Desde el pasado 1 de septiembre está en vigor una normativa europea que regula el sector para evitar riesgos porque, como explica Antonio Sieiro Rivas, distribuidor autorizado de la firma ASP, el ozono debe mantenerse en unos límites y la colocación de máquinas ozonificadoras debe ajustarse a las necesidades de cada espacio y uso.

-¿Qué es un generador de ozono?

-El ozono está presente en el aire. Hay momentos en que el ambiente está más cargado que otros de este elemento. Por ejemplo, cuando hay una tormenta se produce espontáneamente más porque la carga de los rayos descompone el oxígeno (O2) transformándolo en ozono (O3). Las máquinas generadoras recrean en su interior, a muy pequeña escala, ese mismo proceso.

-¿Qué aplicaciones tiene?

- El ozono es un desinfectante natural, en un ambiente ozonificado no se generan ni virus ni bacterias ni hongos Sirve para tener un ambiente más sano y más limpio y por lo tanto las utilidades son múltiples. En una oficina por ejemplo reduce los típicos contagios de gripes y catarros. Pero además el ozono tiene un efecto desodorizante, se come los malos olores; sirve para los tratamientos de agua en agricultura y se usa incluso en control de plagas. También para piscinas o spas y para garantizar la higiene y seguridad alimentaria en muchos procesos de envasado, como en las conserveras, en envasadoras de verduras y frutas, en barcos de pesca, en cámaras de carne...

-¿Qué sectores los usan más?

-Depende de la zona. En grandes ciudades, como Madrid, por ejemplo, la gente está más concienciada con lo de la contaminación del aire que en otras más pequeñas como puede ser Ourense, que aunque las fachadas en algunas calles están negras por la polución no existe ese nivel de preocupación por el aire que respiramos. Te las pueden pedir para cualquier sector: desde en una oficina a restaurantes, guarderías, residencias de ancianos, peluquerías, clínicas dentales... Pero además de ese uso, tiene aplicaciones más industriales para la higienización de espacios como centros sanitarios o quirófanos, en hoteles, incluso en talleres que realizan limpieza de vehículos. También se usan paran situaciones especiales de siniestros, como después de un incendio, o cuando hay fugas de aguas residuales que generan un olor pestilente. Para estos casos de uso más profesional tenemos cañones de ozono.

-¿Qué diferencia hay entre la máquina y el cañón?

-Hay ozonificadoras de distinta capacidad, dependiendo de las necesidades de uso y el espacio. La más pequeña produce 17 miligramos a la hora. Pero los cañones son máquinas de alta producción que alcanzan los 3.500 miligramos de ozono a la hora; de hecho se colocan en el lugar que vamos a higienizar o desodorizar y se programan para que funcionen solas durante cuatro minutos sin que haya nadie en la habitación. El ozono es aire, llega a todos los rincones y así garantizas que todo, desde las paredes a cualquier máquina, superficie o elemento que esté ahí quede desinfectado. En los hoteles, por ejemplo, por mucho que limpies y pases aspirador o fregonas, obviamente cada vez que sale un cliente no vas a desinfectar las alfombras por si tenía hongos en los pies y anduvo descalzo. O en un gimnasio no te vas a poner a desinfectar cada mancuerna, cada asiento, cada anilla.

-¿Tiene alguna ventaja sobre una desinfección tradicional?

-La ventaja sobre el uso de otros productos de desinfección es que no genera ningún tipo de residuo químico. Pero es imprescindible utilizar siempre aparatos con la preceptiva garantía tanto de fabricación como de supervisión y control porque dependiendo del uso van a tener un desgaste y necesitan de un control de mantenimiento. Hay que saber que un exceso de ozono tampoco es bueno; debe estar por debajo de unos parámetros y existe una normativa de seguridad europea específica que regula todo esto. A la hora de adquirir un generador de ozono hay que asegurarse de que la empresa cumple con esta legislación. ASP, que es la nuestra, es de las pocas con esa autorización europea en España.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Antonio Sieiro Rivas: «El ozono es un desinfectante natural»