El campus mejora sus recursos científicos con la reforma del invernadero

El arreglo de la instalación, que lleva seis años cerrada, costará 112.000 euros

.

ourense / la voz

El campus de Ourense contará en unos meses con un nuevo espacio para mejorar su capacidad investigadora. Con varios meses de retraso sobre los plazos previstos, se prevé que antes de que finalice el 2017 comiencen a ejecutarse las obras de reforma del invernadero, una instalación de uso científico que lleva más de seis años cerrada debido a la falta de mantenimiento y también a las dudas sobre quién debía hacerse cargo de esa tarea.

El arreglo de esa instalación llevaba años encima de la mesa. La facultad de Ciencias, de quien depende ahora ese recinto, había cursado numerosas peticiones para su arreglo, que ya había sido incluido en los presupuestos de la Universidad de Vigo correspondientes al año 2016. No se cumplió finalmente esa previsión y quizás tampoco se hubiese logrado su arreglo en el año actual de no ser porque el proyecto logró financiación en un concurso público, al que se presentaron varias propuestas relacionadas con la investigación.

El importe de licitación de la obra se ha fijado finalmente en 112.580 euros, a los que habrá que sumar el IVA, tal y como recoge la propia página web de la institución. Fuentes del centro aseguran que se pedirá una prórroga de la subvención si el trabajo no está finalizado antes de que termine el 2017, para que no se pierda el dinero. Esperan que, de cara a las acciones de captación de nuevos alumnos para el curso 2018-19, ya se pueda incluir como reclamo el nuevo invernadero, que será de gran utilidad para los departamentos de edafología, botánica, e incluso el área de ingeniería. Su uso se hará extensible tanto a los docentes como a los alumnos de la facultad.

Las obras del nuevo edificio del Campus da Auga deben estar finalizadas antes de diciembre

Los presupuestos aprobados para este año por la Universidad de Vigo, a los que se dio luz verde a finales del 2016, contemplaban una partida para el campus provincial de unos tres millones de euros. Una parte importante de esa cantidad debía destinarse a infraestructuras, entre las que el proyecto estrella es el de la construcción de un edificio que será sede institucional del proyecto de especialización, el Campus da Auga. Los trabajos para terminar ese inmueble, que suponen una gasto de 4,2 millones de euros, se encuentran ya muy avanzados y, si se cumplen los plazos previstos, deberá estar finalizado antes de que termine el año. Se espera que en los primeros meses del próximo comiencen ya a ocuparse los laboratorios por parte de los grupos de investigación que han solicitado un espacio en ese lugar concebido para uso científico.

Varios años pendiente

Por fin ha sido este el año en el que se ha ejecutado un proyecto que coleaba desde hacía varios en los presupuestos. Se trata de la reforma del segundo sótano del edificio jurídico empresarial, que aparecía por primera vez en las cuentas del 2014, pero ni se acometió aquel año ni tampoco en los posteriores, pese a que siguió estando en las cuentas anuales. En la del 2017 se recogía de nuevo la «execución e remate das obras do segundo soto do edificio xurídico-empresarial no campus de Ourense». A finales del año pasado la obra fue adjudicada por la universidad a la constructora Desarrolla, que a principios del pasado mes de junio completó los trabajos. Se han habilitado alrededor de un centenar de nuevas plazas de aparcamiento, con rampas de acceso para vehículos y peatones. También se ha mejorado la ventilación e iluminación.

Una moderna edificación que permitirá fortalecer la investigación y experimentación

Actualmente la edificación del invernadero, que se construyó hace unos veinte años, no reúne las condiciones adecuadas para su uso por parte de la comunidad científica ourensana, ni desde el punto de vista de conservación ni tampoco desde el técnico. Se trata de una nave situada en el campus norte, junto al lago, que se encuentra en muy mal estado y requiere de una reforma total. Eso sí, tal y como recoge el proyecto, se aprovechará la cimentación actual, un detalle que facilitará y agilizará el proceso. Así, según lo que se recoge en el dosier presentado a la Universidad de Vigo, debería estar ejecutado en menos de dos meses, concretamente 44 días.

Lo que se pretende es acometer una reforma de la infraestructura para fortalecer la investigación y la experimentación sobre la valorización de residuos, como sustratos de cultivos, absorción de contaminantes y estudio de metabolitos de plaguicidas de nueva generación, sirviendo también de lugar de servicio para el mantenimiento del «espacio ajardinado adyacente».

Para todo ello, se prevé realizar una completa reordenación del espacio. Así, se sustituirá la antigua cubierta por una nueva, a dos aguas, acortando la superficie de cultivo cubierta a un rectángulo en el que se ubicarán cinco mesas y un recinto separado para un sistema de cultivo hidropónico. Al disminuir la superficie de planta para este uso, que ocupará la mitad de espacio que en el pasado, se reducen los gastos de climatización e iluminación, explica el proyecto. En la parte de la solera no destinada a los cultivos se construirán estancias para preparación y acondicionamiento de material vegetal y sustratos de cultivo, además de un almacén de material de invernadero y de jardinería. También se instalará la maquinaria del sistema de climatización y la cámara de germinación. En total, se trabajará sobre una superficie de 206 metros cuadrados.

Poda de árboles

Como operaciones adicionales al proyecto en sí mismo, «se precisará efectuar una poda de los árboles cercanos al invernadero para disminuir la caída de hojas sobre la techumbre de la obra construida, lo que asegurará un mejor mantenimiento y una mayor seguridad e integridad de la construcción»

Votación
2 votos
Comentarios

El campus mejora sus recursos científicos con la reforma del invernadero