Misión en carrera para proteger al ciclista

La Guardia Civil de Tráfico de Ourense coordina la seguridad de la Volta a Galicia


ourense / la voz

La decimosexta Volta a Galicia ya está rodando y ello es posible gracias a la seguridad para los ciclistas que proporciona la Guardia Civil de Tráfico. El dispositivo lo coordina el teniente ourensano Juan Carlos Nogueiras, quien ayer partía con once efectivos de Ourense y Verín hacia Ferreira de Pantón, en Lugo, para reunirse con el resto de los motoristas -cuarenta en total- llegados de toda Galicia, con el fin de celebrar la primera reunión de trabajo antes de la etapa inaugural, una contrarreloj por equipos (son 18) en Monforte de Lemos.

Para que la prueba se pueda desarrollar con normalidad, la Guardia Civil establece una «cápsula de seguridad» en la que cada agente tiene distintas funciones. «Los banderas amarillas, ante la circulación abierta, son un grupo de motoristas encargados de detener el tráfico que nos encontraríamos enfrente. Buscan un lugar habilitado para el embolsamiento de vehículos. Luego vienen los banderas rojas, para el hipotético caso de cubrir algún cruce que no estuviese cerrado. Después vienen los abre carreras, parejas que circulan al lado que impermeabilizan la cápsula de seguridad», detalla Nogueiras. Tras esta protección delantera, discurre la carrera con los ciclistas. Por detrás queda una «reserva» para recoger a los corredores desenganchados. La cápsula de seguridad termina con el bandera verde, con su paso se vuelve a reabrir la circulación al tráfico.

A los guardias de tráfico les gusta esta misión, que les permite salir de su rutina y participan en una prueba ciclista, pero les exige, dice el teniente, una «gran responsabilidad». Los agentes son seleccionados en función del número de kilómetros en moto que han recorrido al año, lo que acredita su pericia con este vehículo. Una destreza que ponen a prueba, por ejemplo, en las bajadas, en las que los corredores alcanzan grandes velocidades y los motoristas se tienen que desmarcar por delante para no entorpecer la competición y para garantizar que no haya peligros.

El jefe del operativo sabe dónde se halla cada componente en todo momento para moverlos en función de las necesidades de la carrera. «La descoordinación puede suponer vidas humanas», advierte Nogueiras. Desde un mes antes de la ruta, un equipo examina el recorrido de las etapas (Monforte-Monforte, Lalín-Laín (que pasará por Cea y O Carballiño) y Santiago-Santiago. «En la Volta a Galicia tenemos la misma filosofía que en la Vuelta a España, aunque con menos efectivos», asegura el teniente.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Misión en carrera para proteger al ciclista