«El concepto de despacho tradicional está mudando a otro más tecnológico»

La letrada Beatriz Rey dará continuidad a la formación en su segunda etapa al frente de la organización


ourense / la voz

Beatriz Rey Pereira ha sido elegida, por segunda vez, presidenta de la Agrupación de Abogados y Abogadas Jóvenes de Ourense (AJA). Sin embargo, este será su último mandato al frente puesto que no se puede optar al cargo más de dos veces. Contesta siempre en plural -englobando a toda la junta directiva, dejando constancia de que son un equipo- y se muestra consciente de la importancia de las palabras, la oratoria y las nuevas tecnologías.

-¿Cómo le explicaría a alguien que no conoce la asociación en qué consiste y cuáles son sus funciones?

-Lo que hacemos es apoyar a los abogados que están empezando en los primeros pasos del ejercicio de su profesión. Les ofrecemos un correo electrónico para que nos trasladen todas las dudas que les puedan surgir. Trabajamos mucho a través de la página web y el correo. También hacemos actividades de ocio o lúdicas porque es una profesión en la que pasas muchas horas encerrado en el despacho. Así los compañeros pueden conocerse y ponerse cara.

-¿Hasta cuándo se puede considerar a un abogado como joven?

-Hasta los cuarenta años, pero nos estamos planteando una modificación estatutaria porque hay personas que están empezando, que se acaban de colegiar, y que tienen cuarenta años y desde mi punto de vista todas las personas que están empezando tienen las mismas necesidades, independientemente de la edad. Todavía lo estamos barajando, pero la idea sería que pudieran formar parte de la asociación los menores de 45 años o aquellos que acumulen cinco o diez años de colegiación como máximo.

-¿En dos años se puede llevar a cabo todo lo planteado al iniciar el mandato?

-Dos años es poco tiempo. De hecho nosotros teníamos un montón de proyectos que quedaron en el aire. Estaban organizados pero no se habían puesto en práctica. Fue uno de los motivos por los que decidimos volver a presentarnos. Además es cuando ya empiezas a coger el ritmo de cómo funciona todo, el Colegio de Abogados, la Confederación de Abogados Jóvenes en la que están todas las agrupaciones de España...

-Usted se había inclinado por apostar por la formación durante los dos primeros años en el cargo.

-Yo creo que las especializaciones son muy importantes porque siempre redunda en la calidad del servicio. Aunque es cierto que en ciudades pequeñas es más complicado especializarse solo en un área. Quizá es más sencillo dedicarse a una sola rama en ciudades grandes con más demanda. Entonces lo que intentamos es fomentar los temas que están de actualidad, como pueden ser reformas legislativas o la modificación del barómetro de accidentes de tráfico. También intentamos dar respuestas a las preguntas que surgen cuando se está empezando y una de las más comunes es cómo hacer la declaración trimestral del IVA y del IRPF si eres autónomo. Y complementamos con otros cursos que sirvan para el día a día de un letrado, como es el caso de la oratoria que se emplea en los juicios.

-¿Y en esta segunda etapa en que va a centrar más su esfuerzo?

-Tenemos pensado enfocarnos en la formación en nuevas tecnologías. Abordar el tema de la abogacía 2.0 y el márketing digital porque el concepto de despacho tradicional que había antes está mudando hacia un despacho más tecnológico. Muchos de los abogados de hoy en día tienen su cuenta de Twitter y es una manera diferente de trabajar. Pero no queremos dejar de lado materias pendientes e imprescindibles como la conciliación laboral de los que se dedican a la abogacía, la deontología y la necesidad de dotar a la justicia gratuita con más y mejores medios materiales.

-¿Cuántos abogados hay inscritos? ¿Ha crecido o ha disminuido el número en estos dos años?

-Estamos rondando los cien. Pero hubo una disminución importante cuando llegamos al cargo porque la anterior junta había modificado el estatuto y el límite para formar parte de la agrupación bajó de los 45 años a los 40, con lo cual sufrimos un descenso muy grande.

«El 40 % de los abogados jóvenes en activo cobra alrededor de 500 euros mensuales»

La abogacía es una profesión dinámica y que está sujeta a cambios constantes. Es por ello que desde AJA se intenta medir el pulso al oficio, continuamente, con encuestas a los letrados nuevos. Y esos sondeos sirven también para denunciar y poner freno a malas prácticas

«El tema de los falsos autónomos es algo que nos preocupa bastante. De los resultados de la encuesta que realizamos obtuvimos el dato de que cerca del cincuenta por ciento de los abogados jóvenes está trabajando una media de sesenta horas semanales y el cuarenta por ciento cobra alrededor de 500 euros al mes», explica Rey. Pero lo alarmante no termina ahí: «Un diez por ciento de los letrados no cobran nada y se trata de abogados con cinco años de actividad profesional».

Las condiciones del mercado laboral han empeorado en todos los sectores pero se entiende menos, si cabe, en aquellos en los que los estudios universitarios y académicos han aumentado en los últimos años. «Los abogados se forman en la facultad pero también en el máster, e incluso algunos han finalizado más de un máster. Entonces lo que nos toca ahora desde la agrupación es también reivindicar que los despachos no recurran a la contratación de los más nuevos para ahorrarse los costes de una contratación de personal», añade la presidenta.

También echan en falta, según cuenta, un convenio colectivo que regule la situación de la abogacía en el que se establezca una jornada máxima de trabajo, un salario digno y acorde con las horas dedicadas al trabajo o una indemnización en caso de despido. «No hay nada regulado, entonces se abusa mucho recurriendo a los contratos mercantiles, cuando realmente se trata de personal laboral porque estás bajo la dirección del empleador», finaliza.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

«El concepto de despacho tradicional está mudando a otro más tecnológico»