El PP claudica con la rebaja del 20 % en el IBI para salvar los servicios sociales

Jácome asegura que Democracia Ourensana ha ejecutado una «jugada maestra»


Ourense

Los servicios sociales municipales del Concello de Ourense están al borde del colapso por falta de fondos y, aunque aparentemente no tiene nada que ver, esa situación ha posibilitado una rebaja histórica en el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI). Tras la negativa de PSOE y Ourense en Común, el gobierno local en minoría del PP necesitaba sí o sí el apoyo de Democracia Ourensana para aprobar una modificación presupuestaria que permita dotar de más dinero a las partidas de servicios sociales. El partido de Jácome pidió a cambio la reducción del IBI y, pese al rechazo frontal que el ejecutivo municipal había manifestado hasta ahora a esa medida, el PP acabó claudicando ayer.

El pleno en el que se debate la modificación presupuestaria arranca hoy a las nueve de la mañana. Tras días de negociaciones, el acuerdo se selló a menos de veinte horas del inicio de la sesión plenaria. Fue en una reunión en el despacho del alcalde, Jesús Vázquez, a la que también asistió la concejala de Facenda, Ana Morenza así como Gonzalo Pérez Jácome y Armando Ojea en representación de Democracia Ourensana.

Tras el encuentro, el gobierno local difundió un comunicado oficial anunciando el acuerdo y acompañado con una foto del regidor y del líder de DO estrechando sus manos. El ejecutivo explica que la reducción del IBI se aplicará en dos tramos (un 10 % en el año 2018 y otro 10 % en el 2019). Se cumple, de este modo, la principal reivindicación del partido de Jácome en las negociaciones con el gobierno popular. La otra era una rebaja del IVTM (Impuesto de Vehículos de Tracción Mecánica) al mínimo legal permitido. Esa medida queda, por ahora, aparcada.

Jesús Vázquez agradeció a Democracia Ourensana «a súa responsabilidade á hora de manifestar e demostrar a súa vontade de buscar solucións ao difícil problema respecto aos servizos sociais logo dunha ardua negociación política». Ayer, en una rueda de prensa previa, cuando aún no había acuerdo con DO, el alcalde criticó duramente a los otros dos grupos de la oposición por no facilitar una salida a la crisis. También lo hizo el partido de Jácome, que calificó el pacto con el PP como una «jugada maestra». Democracia Ourensana recuerda que la rebaja del IBI era la primera propuesta de su programa electoral. El partido «demuestra una gran capacidad buscando soluciones y en este caso consigue una carambola que beneficia a todos: a los más necesitados, con los servicios sociales, y al grueso de la población con la bajada del IBI», dice su comunicado.

También los proveedores

Así las cosas, a cambio de esa reforma en el IBI, las modificaciones presupuestarias rechazadas hasta ahora por la oposición sí serán aprobadas hoy, salvo sorpresa, gracias al apoyo de DO. Además, de la de los 1,6 millones de euros necesarios para evitar el colapso de los servicios sociales, el pacto -según confirmó Jácome- conlleva el apoyo de Democracia Ourensana a otras dos operaciones. Una posibilitará pagar cerca de medio millón en facturas atrasadas a proveedores que corresponden a ejercicios anteriores. También saldrá adelante la que permitirá al Concello disponer de fondos para hacer frente a su parte de los accesos al CHUO y del centro intergeneracional que promueve la Fundación Amancio Ortega.

La edila de Facenda dijo el pasado día 14 que la medida «provocaría el caos económico en esta ciudad»

Ana María Fernández Morenza, concejala de Facenda, participó ayer en la reunión en la que se pactó la rebaja del IBI, una medida a la que se oponía radicalmente hasta ahora. «Evidentemente, no vamos a aceptar una propuesta de un 20 % porque consideramos que es inviable, que provocaría el caos económico en la ciudad. Entonces, no vamos a apoyar algo que, por muy legal que sea, es perjudicial para la ciudad», dijo la edila en una rueda de prensa que tuvo lugar el pasado día 14 de julio.

Según Morenza, esa rebaja obligaría a reducir los gastos municipales en 6,5 millones de euros aproximadamente. «Esto implicaría, entre otras cosas, la imposibilidad de tener ayudas sociales de emergencia, la desaparición de la dependencia en el programa de la ayuda a domicilio, la desaparición de la beca por libros, de las ayudas para comedores, de los programas de conciliación familiar, de las ayudas para mujeres maltratadas, del plan de infancia, no tendríamos la posibilidad de arreglar una sola simple acera, no podríamos realizar ningún tipo de obra de reparación o mantenimiento en la ciudad y un suma y sigue infinito. No podríamos hacer absolutamente nada más que pagar a las concesionarias», concluía la concejala de Facenda.

Ourense en Común recordaba ayer estas palabras y concluía que los servicios sociales han quedado «sentenciados polo pacto suicida da dereita». El gobierno rebaja, sin embargo, su pesimismo inicial y asegura ahora que la medida «non porá en risco, en ningún caso, a estabilidade orzamentaria do Concello, segundo as estimacións dos informes técnicos».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El PP claudica con la rebaja del 20 % en el IBI para salvar los servicios sociales