La importancia de no conformarse


Una de las virtudes del ser humano es la capacidad de no conformarse. Querer más y mejor es un argumento evolutivo, nos hace mejores. Los ourensanos no debemos conformarnos con lo que pasa en el salón de plenos del Concello. Allí se han tratado hasta cuatro peticiones de dimisión de concejales del Partido Popular, alcalde incluido, y una reprobación. En ocasiones la oposición no ha conseguido ni el sonrojo de los aludidos. Han logrado que se hable de los temas que les preocupan pero a efectos prácticos todo sigue como siempre. Es probable que no tengan otra fórmula. Pero la ceremonia de un pleno extraordinario para pedir la dimisión de Sofía Godoy, responsable de Asuntos Sociales, no resulta suficiente. Hace falta más.

Los ourensanos tampoco podemos conformarnos con las explicaciones que nos dan (y menos con las que no nos dan). Resulta sorprendente que la aludida, a la que piden que deje su cargo, ni siquiera se manifieste. El gobierno de Ourense respondió a las críticas de la oposición a través de su portavoz y con tres dosieres informativos. Fue su manera de justificar la gestión de la concejala que, mientras se celebraba un pleno en su nombre, solo escuchaba. No es suficiente. Hace falta más.

José Araújo se refirió al positivismo, la pasión y el compañerismo de Sofía Godoy. No se lo discuto. Estoy segura de esas tres cualidades. El problema es que a lo mejor cuando los problemas son atender a tu madre dependiente o comprarle los libros a tus hijos no resulta suficiente, hace falta más.

De la normalidad, la voluntad y el buen rollito no podemos vivir siempre. Ojalá.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

La importancia de no conformarse