El informe


Que dice la Policía Local de Ourense, al parecer, que nada tienen en contra de la instalación de las barracas en el entorno del pabellón polideportivo de Os Remedios. Nihil obstat, vaya, como si se tratara de una publicación que precisara revisión y aprobación del censor, por si acaso se colaba algo que resultara impropio. Es curioso -por no decir gracioso, o penoso, que también terminan en oso- la cambiante utilidad de los informes de la policía local. Que dicen que hay locales de hostelería que abusan en la ocupación de espacios en calles y plazas con mesas, sillas y sombrillas, fundamentalmente, pues se mira para otro lado y tan amigos. Que el empleado de alguno de esos establecimientos alega que el permiso lo tiene el jefe, que no está en el local y que él es un mandao, pues nada, esperamos, no vaya a ser que se moleste. Ah, pero si hay un papelín, que incluso resulte legible, en el que no se ponen muchas pegas -lo de aplaudir, o decir que es un emplazamiento excepcional ya sería otra historia- a la instalación de las barracas en Os Remedios, pues que se sepa que es la policía la que dice que se pueden desplegar por allí la chochona, los perritos piloto, el saltamontes y la carabina de Ambrosio, sin olvidar churros, caballitos y cadenas. Conviene no olvidar que la decisión de instalar las barracas aquí o allá es política. Lo de pedir el informe, aparte de que probablemente sea necesario, está bien en la medida en que se acaba convirtiendo en una inversión rentable: si hay sintonía, el gobierno local no toma las decisiones a lo loco, oigan, sino de acuerdo con los informes. ¿Que no la hay? Tampoco pasa nada. Se ignora y a otra cosa.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El informe