Colectivos


Puede parecer una perogrullada la aseveración que define al deporte de equipo como unión de voluntades para un bien común. Máxime cuando hablamos de Messi o de Cristiano. Incluso, en ocasiones, a un fenómeno como Kevin Durant le cuesta sacar pecho para definir la final de la NBA, mientras en las televisiones tildan el duelo como cara a cara entre LeBron y Curry. Lo cierto es que tendemos a personalizarlo todo.

En Ourense, el entrañable Cidade de As Burgas lleva ya unos años fabricando jugadoras de fútbol sala del más alto nivel. Y, aún así, quizás la misma Iria Saeta que al principio de la trayectoria del club asomaba como promesa -hoy ya es dos veces máxima goleadora de la Primera División-, brilla por encima del resto, hasta el punto de que muchos piensan que tarda en dar el paso hacia otros horizontes.

El Cidade es el equipo de Iria y, aún así, a la hora de valorar su recién conquistado premio individual, la deportista no tuvo dudas en reconocer que la sensación era: Agridulce. Y es que muchos parecen olvidar que la meta del deporte colectivo es la del equipo. Esa que se consiguen con el esfuerzo de todos, del grupo. Una idea que ha calado mucho en la joven Saeta, tentada desde hace tiempo por los cantos de sirena de entidades más poderosas dentro del concierto del fútbol sala nacional.

Algún día podrá afrontar ese reto y, aún así, seguirá pensando en el Burgas, pero mientras viste la elástica verdiblanca, su objetivo es el de todas sus compañeras. Es el de llegar lo más arriba posible y seguir creciendo. Unos años más que otros, pero siempre hacia delante, entre todas.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Colectivos